APRENDIZAJES DE ABRIL


Elías Jaua Milano.

Termina Abril del 2017, como lo advertíamos al inicio de este mes, el Imperio y sus agentes internos escogieron una mala fecha para intentar un nuevo derrocamiento del gobierno Bolivariano. Otra vez, como en Abril 2002,  la victoria ha sido a favor de la paz; para la democracia participativa y protagónica; para la integridad e Independencia Nacional.

Viva La Juventud que cree y acompaña nuestro proyecto de Patria

Viva La Juventud que cree y acompaña nuestro proyecto de Patria

Sin embargo, el saldo de la decisión tomada por el Departamento de Estado norteamericano y ejecutada por los dirigentes de la llamada Mesa de Unidad, derrocar al gobierno democrático y revolucionario por la vía de las armas ha sido alto, cerca de 30 compatriotas asesinados, la casi totalidad de ellos a manos de francotiradores, pistoleros y grupos violentos de la oposición. Sólo tres casos son atribuibles a las actuaciones individuales de funcionarios policiales y de inmediato han sido detenidos y puestos a la orden de la Fiscalía General de la República.

Cada una de esas muertes debe dolernos como humanos, como compatriotas, como hermanos cristianos que somos. Abril 2017 nos deja nuevos aprendizajes en el campo de la guerra de cuarta generación que estamos confrontando:

  1. La combinación de todas la formas de lucha.

En la mañana, movilizaciones pacíficas para lavarle la cara ante el mundo a la violencia terrorista; en la tarde, manifestaciones violentas (guarimbas) como respuesta a la “represión”; y en la noche, bandas armadas saqueando y  enfrentando a los cuerpos de seguridad con la finalidad de provocar el estallido social. Es un esquema de simulación política y provocación de la violencia que derive en un Golpe de Estado o en una guerra fratricida.

Pueblo Revolucionario movilizado en defensa de la Patria

  1. La simbología de las imágenes.

Movilizaciones pacíficas llenas de simbologías religiosa,  manifestantes lanzándose al Río Guaire, un nudista subiéndose a un vehículo antimotínes, una señora “parando” a otra de estas unidades, “dirigentes desmayados” por efecto de gases lacrimógenos, son parte de un guión perfectamente elaborado. Solo que esos guionistas anglosajones no conocen la picaresca popular venezolana que termina haciendo de estas puestas en escena una  guasa, como ocurrió con lo comentarios jocosos sobre el Río Guaire y el “valiente nudista”.

  1. Construcción de falsos positivos.

Se trata de tergiversar realidades para inculpar a los organismos de Seguridad del Estado  o a las fuerzas revolucionarias de asesinatos con la finalidad de mostrar al gobierno de Venezuela como violador de los derechos humanos.

Un ejemplo de estos, fue el caso de la joven asesinada en el Táchira, donde se señaló a un grupo de motorizados chavistas y luego se comprobó que había sido un pistolero de la organización fascista “Vente Venezuela”, dirigida por María Corina Machado, el que había disparado contra los motorizados impactando a la joven que transitaba por el lugar. O el caso del joven asesinado en Altamira, donde de inmediato posicionaron la matriz de que había muerto por el impacto de una bomba lacrimógena disparada por una Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y hoy todo apunta hacia algunos de los propios manifestantes.

Igualmente, se construyen realidades para provocar algún desenlace violento. Así ocurrió la madrugada del viernes 21 del mes en curso, cuando se divulgó por las redes un supuesto estallido social en marcha en toda Caracas; la supuesta toma de Fuerte Tiuna (Instalación militar); la activación del sistema de defensa antiaéro del Palacio Presidencial; la renuncia del Presidente y la huida del país de los dirigentes revolucionarios. Nada era cierto, pero lograron desvelar a una buena parte de la población,  logrando poner el caos en la mente de la gente.

Pueblo Revolucionario movilizado en defensa de la Patria

  1. La generación de los llamados “Lobos solitarios”.

A través de la guerra psicológica, instalan el miedo y el odio en la mente de hombres y mujeres, convocándolos a través de las redes a convertirse en “justicieros”, agrediendo a cualquier chavista que se encuentren en el camino. Convierten a padres y madres de familia en potenciales asesinos, tal es el caso de las personas que desde las ventanas de su apartamento, donde están sus hijos e hijas, lanzan objetos contundentes con consecuencias mortales para el “enemigo” que manifiesta a favor de la revolución o a veces para cualquier persona que transite, ajena a la confrontación, como fue el doloroso caso de una humilde trabajadora muerta a causa del impacto en su cabeza de una botella con agua congelada, el pasado día 19 en Caracas.

  1. La promoción de la Guerra de Perros.

El ataque al Materno Infantil en El Valle; la agresión armada a un Urbanismo de la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV) con el saldo de un adolescente muerto en el estado Lara; la contratación de criminales asesinos; la destrucción de centros de salud y educativos; el asesinato por parte de francotiradores de militantes revolucionarios, como el caso de Mérida, y de efectivos de los cuerpos de seguridad, tienen el objetivo de activar el odio en el seno del pueblo chavista y con ello conseguir “el otro sujeto necesario”, para iniciar la guerra civil.

Igual propósito persigue el afán de romper las barreras de los cuerpos de seguridad con la finalidad de llegar al centro de Caracas y producir el choque de los manifestantes opositores y chavistas, con un importante saldo de muertos que dé cuenta de un “Estado fallido” que debe ser intervenido por fuerzas extranjeras.

  1. Destruir la Institucionalidad.

Mediante halagos o campañas descalificadoras;  ofertas inmorales o amenazas personales y agresiones a sus familiares se pretende el quiebre de las posiciones constitucionalistas de los Mandos Militares y de las cabezas de los Poderes Públicos, con la finalidad de producir un golpe de Estado a partir de una felonía.

Necesario es reconocer la firmeza constitucionalista y a favor de la paz del General en Jefe Vladimir Padrino López, y de todos los mandos militares y policiales.

De manera  especial quiero reconocer el coraje con que el Defensor del Pueblo Tarek William Saab ha soportado estoicamente una de las más canallesca campaña hasta ahora desarrollada contra de funcionario alguno, con el fin de quebrar su voluntad y forzarlo a una confrontación institucional con el Tribunal  Supremo de Justicia para que se termine de producir el quiebre de la corresponsabilidad entre los Poderes Públicos, dando más argumentos a la tesis intervencionista del “Estado Fallido”.

El Doctor Tarek William Saab ha sabido ser consecuente con su trayectoria de auténtico Defensor de los Derechos Humanos, denunciando cualquier exceso policial o militar cuando la habido, atendiendo las solicitudes de los familiares de los dirigentes políticos presos por promover la violencia y actuando con responsabilidad en el ejercicio de su cargo, para garantizar la Independencia y la paz de la República.

Termina Abril y todas estas estrategias criminales se estrellaron contra la voluntad de paz de la inmensa mayoría de los venezolanos y venezolanas;  contra la serenidad en la conducción de la situación por parte del Jefe de Estado Nicolás Maduro Moros y su digna decisión de no aceptar el injerencismos de la Organización de los Estados Americanos (OEA); contra la movilización multitudinaria y permanente del pueblo revolucionario; contra la preparación y dotación de los órganos del orden público, para el control diferenciado y proporcional de todas estas formas de violencia política.

Comienza Mayo, Dios mediante y la conciencia de nuestro pueblo mediante, lograremos producir un desencadenante pacífico que despeje el horizonte patrio. Amén.

JUGANDO CON FUEGO


Elías Jaua Milano.

El Gobernador de un Estado Federal de la República Bolivariana de Venezuela, el opositor Henrique Capriles Radonsky, rodeado de funcionarios de la policía estadal a su mando, no uniformados, participa en manifestaciones violentas donde se obstaculizan autopistas principales, se destruye infraestructura pública y privada, y se confrontan a los cuerpos de seguridad ciudadana del Estado Nacional. Lo propio hacen otros alcaldes y diputados de la oposición.

El diputado Freddy Guevara, Secretario General de la organización terrorista Voluntad Popular, dirige personalmente las acciones violentas contra los cuerpos de orden público. Pistoleros vinculados a dirigentes nacionales de la MUD, hieren a decenas de funcionarios policiales, asesinan a un funcionario militar en el estado Miranda y a una ciudadana, ajena a las manifestaciones, en el estado Táchira.

El pueblo Venezolano seguirá movilizado defendiendo La Paz y La Revolución Bolivariana

El pueblo revolucionario seguirá movilizado en defensa de la paz y la Revolución Bolivariana, contra quienes pretender imponer el odio y la destrucción. 

Grupos de criminales, contratados por dirigentes opositores, enfrentan de manera focalizada con armas en la mano al Estado; queman instalaciones públicas, saquean, destruyen la propiedad privada de pequeños comerciantes y atacan cobardemente un Hospital Materno Infantil.

Este resumen de los hechos más graves, planificados y perpetrados por la contrarrevolución venezolana durante los últimos 15 días, demuestra que su dirigencia ha tomado la decisión de desbordar los límites de lo político y escalar hacia una situación de violencia que pone en riesgo la paz de la República.

Las razones que los han llevado a tomar tan irresponsable decisión, las ha explicado el Presidente Nicolás Maduro Moros: La orden de los fundamentalistas que hoy ocupan la estructura de poder del Imperio Norteamericano, de generar el caos para justificar la intervención extranjera en nuestra Patria; en segundo lugar, impedir el proceso de recuperación económica y social que iniciamos este primer trimestre del 2017, tras cuatros años de guerra económica; y en tercer lugar la incapacidad política y la falta de cohesión interna que los llevaron al fracaso de su gestión en la Asamblea Nacional, lo cual ha hecho que sus bases pierdan la confianza en ellos como dirigentes. Esos tres elementos los llevan a las acciones desesperadas de foquismo terroristas, con el fin de provocar una guerra civil en el país. Es una apuesta al todo o nada. La historia no los perdonará.

Frente a este criminal y aventurero camino escogido por toda la MUD, los mejores antídotos políticos son la voluntad de paz de la inmensa mayoría de los venezolanos y las venezolanas; la movilización popular revolucionaria; la unión cívico militar; el ejercicio de la autoridad democrática del Estado para neutralizar estas acciones, desmantelar la estructura generadora de violencia y condenar penalmente a los responsables materiales e intelectuales.

Igualmente, debemos perseverar en la agenda de trabajo y mantener nervios de acero para no sobredimensionar las acciones terroristas, y tomar decisiones erradas que nos lleven a morder el peine de una guerra fratricida entre compatriotas.

La MUD está jugando con fuego, no podrán incendiar a Venezuela, pero se pueden quemar ellos mismos las manos. Nosotros insistiremos en el diálogo y en un desenlace político electoral trascendente que logre la superación del conflicto en esta coyuntura, de manera pacífica. Dios mediante, pueblo mediante, así será.

DE NUEVO ABRIL

Elías Jaua Milano.

El Imperio le impuso mala fecha a la dirigencia contrarrevolucionaria, para intentar caotizar a Venezuela y justificar así un golpe de Estado y la intervención extranjera.

Abril es un mes de patriotas, especialmente este del 2017, que es bicentenario del inicio del ciclo virtuoso de nuestra Independencia. El pasado viernes 7 de Abril, conmemoramos los 200 años del martirio de nuestros y nuestras compatriotas en la Casa Fuerte de Barcelona, que prefirieron el camino del sacrifico antes que rendir la Patria.

El próximo martes 11, celebraremos los 200 años de la batalla del cerro El Gallo o Batalla de San Félix, donde el Ejército Libertador, con el General Manuel Piar al mando, obtuvo una glamorosa victoria que liberó todo el territorio de nuestra Guayana y despejó el camino para la libertad de toda Suramérica, que se había iniciado cuando los venezolanos y venezolanas decidimos el 19 de Abril de 1810, comenzar a andar con pasos propios nuestro destino. Siendo el primer pueblo de nuestra América, entonces española, que escogió la autodeterminación de sus propios asuntos.

image1

Seguimos luchando por mantener el cauce democrático, pacífico y electoral de nuestra Revolución. ¡Las calles son del pueblo!

Los próximos días, 11, 12, 13 y 14 de este Abril, también conmemoramos los 15 años de la gesta en la que, a esta generación de patriotas, nos tocó el privilegio histórico de defender la República, sus instituciones democráticas y el mandato popular, cuando en la calles en unión cívico militar nos rebelamos contra el golpe de Estado imperialista y oligárquico, derrotando en menos de 48 horas la breve pero brutal dictadura de Pedro Carmona Estanga. Restituyendo la plena vigencia de nuestra Constitución Bolivariana y el ejercicio legítimo del gobierno a nuestro Comandante Chávez.

Un 19 de Abril, pero de 1997, el Movimiento Bolivariano 200 aprobaba la propuesta de su líder Hugo Chávez, de enrumbar las fuerzas populares por un camino pacífico, democrático, electoral y crear una organización político-electoral para participar en la contienda presidencial de 1998.

Esta decisión perseguía, como él lo argumentaba, colarnos por una ventanita que abriera el horizonte de la Patria, evitando nuevos derramamientos de sangre al pueblo venezolano, a partir de la convocatoria de una Asamblea Constituyente que diera paso a transformaciones profundas en nuestra sociedad. Este Abril se cumplen 20 años de aquella histórica decisión.

En Abril de 2017 seguimos luchando por mantener el cauce democrático, pacífico y electoral de nuestra Revolución, frente a la decisión del Imperio y sus lacayos de llevar a nuestra Patria a una confrontación violenta que destruya la República y así poder ponerle la mano a este suelo patrio y sus riquezas.

Frente a los que pretenden rendirnos con el chantaje de la intervención extranjera, nuestra respuesta debe ser la que le dio Eulalia Buroz a los realistas, hace 200 años en la Casa Fuerte de Barcelona, cuando la instaron a pasarse al bando del Rey a cambio de su vida y ella les respondió, arrebatándole la pistola al oficial español, disparándole y exclamando por última vez: ¡Viva la Patria!

Así somos los venezolanos y las venezolanas que amamos profundamente esta historia sagrada que nos pertenece.

Hoy domingo de Ramos y en vísperas de la Semana Santa, encomendamos la paz de nuestra Nación al Cristo Redentor.

LA SOBERANÍA POPULAR

Elías Jaua Milano.

Todos los teóricos de la Ciencia Política coinciden en que el poder constituyente es originario, en tanto potencia inmanente que tiene el pueblo, entendido éste como sujeto histórico, para organizar, transformar o cambiar el modelo societal donde quiere vivir. Los teóricos a favor de la burguesía, a través de la tesis de la democracia representativa, universalmente impuesta a sangre y fuego, castraron ese poder originario al establecer que el mismo podía ser transferido a unos representantes, que se arrogan el derecho de decidir por la mayoría, aun en contra de los intereses generales de la misma.

Nuestra Asamblea Nacional Constituyente de 1999, convocada por el Comandante Hugo Chávez, en la cual tuve el privilegio de ser Constituyente, restituyó en el texto constitucional que de ella emanó y que luego fue aprobado por el pueblo, el carácter originario e intransferible de la soberanía popular.

IMG_1082

Nadie puede usurpar, bajo ningún pretexto, el poder originario del pueblo.

Es así como lo expresa el artículo 5 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela: “La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo”. Los órganos del Estado emanan de la soberanía popular y a ella están sometidos”. En consecuencia ningún órgano del Poder Público puede defraudar, contrariar o modificar el mandato que emana de la soberanía popular.

Esta desviación se da en la actualidad venezolana, en la cual la mayoría parlamentaria de la contrarrevolución, que logró ser electa bajo la oferta electoral de contribuir a superar los problemas en el abastecimiento de productos, pero que al instalarse en el ejercicio de sus funciones trastocó ese mandato por un  intento fallido de derrocar al gobierno democrático del Presidente Nicolás Maduro Moros, cuyo mandato también emanó de la misma soberanía popular y que en justicia hay que reconocer los grandes esfuerzos hechos por el compañero Presidente, en medio de grandes dificultades, para intentar honrarlo.

Frente a ese fraude político de la mayoría contrarrevolucionaria en la Asamblea Nacional,  han tenido que actuar el resto de los Poderes Públicos, en el marco de la Constitución, para salvaguardar la soberanía y el Estado Democrático Social de Derecho y de Justicia.

Es necesario destacar que esas actuaciones, siempre, deben hacerse en el marco de sus competencias y del más absoluto respeto al referido artículo 5 constitucional. En tal sentido, fue muy oportuna la intervención del Presidente Maduro, como Jefe de Estado, en la reciente controversia entre poderes, respecto a este tema.

Nadie puede usurpar, bajo ningún pretexto, el poder originario del pueblo. Nosotros disponemos de los mecanismos para el ejercicio pleno de nuestra soberanía, a través de lo previsto en la Carta Magna, a saber el sufragio; los mecanismos de participación directa y el sagrado derecho a la rebelión frente al agravio que desde la OEA y la mayoría parlamentaria de la Asamblea Nacional se hace a nuestra Independencia nacional y a nuestro derecho a vivir en paz.

Frente a la agresión y a las constantes provocaciones debemos recordar, hoy más que nunca, al Comandante Chávez cuando nos dijo: “Ni pacto con la burguesía, ni desenfreno revolucionario. La Revolución Bolivariana debe avanzar al ritmo que las circunstancias históricas le permiten”.

Como pueblo y en ejercicio de nuestro poder originario, sabremos despejar el horizonte de la Patria. Trabajo, lucha, serenidad y paciencia histórica, para preservar la República. Tengamos confianza, con el pueblo y por el pueblo ¡Venceremos!

LA ESPERANZA SIGUE EN LA CALLE

Elías Jaua Milano.

26 de marzo de 1994, Paseo Los Próceres: “¿A dónde va el Comandante? pregunta el periodista en el tumulto y Chávez responde: “A la calle, a las catacumbas, a la carga, a la toma del poder político en Venezuela”. En esas catacumbas nos encontramos con Hugo Chávez y nos sumamos al huracán bolivariano, con su carga histórica, que contenía los anhelos de varias generaciones de construir y vivir en un país soberano, decente, con justicia, igualdad, con democracia verdadera, con dignidad. Los caminos de la Patria se llenaron de la consigna, “La esperanza está en la calle”.

IMG_0894

En las catacumbas nos encontramos con Hugo Chávez  y nos sumamos al huracán bolivariano.

Largo y culebrero fue el camino que desde ese día hubo de transitar nuestro Comandante Chávez; superar las falsas divisiones político culturales en el seno del pueblo, unificar a la fragmentada izquierda venezolana, saldar los viejos recelos entre civiles y militares, crear núcleos  revolucionarios en todos los sectores, recorrer al país varias veces en medio de la persecución policial, patrañas, traiciones y mezquindades.

El esfuerzo valió la pena, ya para 1997 se había logrado cohesionar un proyecto nacional, común a todo el pueblo, que se expresó en la Agenda Alternativa Bolivariana; en un instrumento político electoral, el Movimiento Quinta República (MVR); en una alianza nacional, el Polo Patriótico, y en un gran movimiento de masas que coronaría la victoria electoral del 6 de diciembre de 1998.

IMG_0893

Con Chávez se logró cohesionar un proyecto nacional que, en masas, coronaría la victoria de 1999.

A partir del 2 de febrero de 1999, fecha en que el Comandante asumió la Presidencia de la República,  la esperanza comenzó a convertirse en realidad concreta en el periodo de mayor expansión de los derechos sociales, económicos, políticos y culturales de nuestro pueblo, en el marco de las más trascendentes transformaciones constitucionales e institucionales para la democratización integral de nuestra sociedad. Todo lo logrado se ha hecho en medio de las más grandes agresiones imperialistas y de las élites fascistoides venezolanas. Nunca olvidemos eso.

IMG_0897

Al asumir la Presidencia de la República, la esperanza comenzó a convertirse en realidad concreta.

Tan profundas han sido las transformaciones estructurales, que aun en medio de la agresión económica, la violencia terrorista y la virulenta  injerencia extranjera vivida tras la partida física de nuestro Comandante Chávez, y a pesar de las heridas en el cuerpo social y moral de la Nación ocasionadas en 4 años de  afrenta  contra el pueblo,  el Gobierno del compañero Presidente Nicolás Maduro ha logrado sostener un Índice de Desarrollo Humano (IDH) alto, es decir que ha garantizado el acceso a la educación, a la organización política, a la ciencia y a la tecnología, a la cultura, a la recreación, a la vivienda, entre otros. Así lo ha certificado, en su informe 2016, el programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), recientemente entregado a nuestro país.

Hoy la esperanza sigue en la calle, hoy la esperanza de recuperar plenamente la estabilidad, económica política y social que logramos en la primera década de la Revolución Bolivariana está anidada en el corazón de nuestro pueblo que resiste, molesto, pero en batalla; descontento, pero consciente de que el modelo del Socialismo Bolivariano es su modelo.

Compañeros y compañeras, a quienes Chávez nos unió desde las catacumbas, hagamos las necesarias rectificaciones para que la esperanza vuelva a ser plena y una hermosa realidad para nuestra gente, como lo logró nuestro Comandante. Nuestro estoico pueblo se lo merece.

LA PELIGROSA INSOLENCIA DE ALMAGRO

Elías Jaua Milano.

Escribíamos la semana pasada que los revolucionarios y revolucionarias debíamos seguir luchando juntos y juntas, en el más auténtico espíritu chavista, por la Independencia, la igualdad e inclusión social, y por la ética política.

Hoy más que nunca la unidad de los y las patriotas en torno a la defensa de la Independencia, más allá de cualquier parcialidad política, debe ser la respuesta frente al último informe del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, sobre la situación en nuestra Patria.

IMG_0789 (1)

Unidad de las y los patriotas en defensa de nuestra Independencia.

Ese, es un informe lleno de insolencias, como insolente es la personalidad de Almagro; lleno de incoherencias, como incoherente es su moral; abundante en falsedades, como falsa es su actitud de demócrata; sustentando en fuentes sesgadas contra Venezuela, como sesgada es su actitud hacia el proceso político que ha protagonizado el pueblo venezolano.

Sin embargo, entre insolencias, incoherencias, falsedades y el sesgo del tedioso informe, hay que destacar una frase muy peligrosa plasmada por Almagro en primera persona, en la página 70: “(…) he de reconocer los límites del multilateralismo”. Es decir, el Secretario General de un organismo multilateral como lo es la Organización de Estados Americanos (OEA), expresa que el multilateralismo no es útil; si eso es así, lo primero que debería hacer este señor es renunciar o que los Estados miembros le pidan la renuncia.

Pero lo que quiero enfatizar, en este artículo, es en lo peligrosamente grave de la referida frase, el mensaje es claro; si el multilateralismo no sirve, entonces se justifica la intervención unilateral de cualquier potencia extranjera sobre Venezuela.

Cuando el Secretario Generalde la OEA, desestima los esfuerzos de UNASUR, el Estado Vaticano y distintas personalidades que han intentado, y en buena medida lo han logrado contener mediante el diálogo, los ímpetus de violencia fratricida de la contrarrevolución venezolana, alentada por burócratas internacionales como Almagro, está justificando que la “solución” a los problemas de los venezolanos y venezolanas venga desde el exterior.

IMG_0787

Nuestro pueblo sabio y libre lo dice en las calles: ¡Venezuela se Respeta!

El informe personalísimo del Secretario General, asesorado por burócratas de la derecha resentida con el pueblo sabio y libre de Venezuela, por nuestra decisión desde hace 18 años de recuperar nuestra soberanía, dejando de lado el tutelaje colonial de la OEA, debe ser denunciado ante todas las instancias nacionales e internacionales como un instrumento de promoción de la guerra civil y la intervención extranjera en la Patria de Simón Bolívar.

Necesario es decir que este inefable informe también es un auto reconocimiento de la ineptitud de Almagro,  de poder cumplir la tarea que le dieron sus empleadores de Washington de lograr los votos necesarios para aplicar la llamada “Carta Democrática”, digo llamada ya que considero que auténticamente democrática es nuestra Constitución Bolivariana, que es la que debemos cumplir.

El tarifado Luis Almagro no ha logrado convencer a la mayoría de las dignas naciones que integran a la OEA de que en Venezuela  hay una dictadura, ya que solo en su propia atribulada y delirante mente sus falaces argumentos son creíbles. Y este es un elemento que debemos sopesar a la hora de tomar cualquier decisión, como Nación, sobre esa organización.

Finalmente, como venezolanos y venezolanas debemos valorar la gravedad de este informe. El país valiente tiene que hacer una exigencia a los y las dirigentes de la oposición que han hecho los llamados “lobbies” para lograr una intervención extranjera contra Venezuela, de cesar en ese empeño.

El afán contrarrevolucionario de ponerle la mano al “coroto” no puede ser a costa de la paz y la dignidad de la República. Nuestro pueblo ama nuestra Independencia, nadie no las regaló, y los problemas de los venezolanos y venezolanas los resolvemos nosotros y nosotras.

IMG_0791

Nuestro pueblo ama nuestra Independencia, nuestras raíces. Somos pueblo de paz.

Nos toca a los y las que amamos profundamente a nuestra Patria unirnos en torno a principios para, en palabras del Comandante Chávez, “defender y expandir el bien más preciado que hemos reconquistado, después de 200 años, la Independencia Nacional”. Ese es nuestro primer gran objetivo histórico, en esta hora.

LUCHEMOS JUNTOS

Elías Jaua Milano.

“¿Por qué no unirnos y luchamos como hermanos, por la Patria que está herida, nuestra Patria a la que amamos?”.

Este clamor, hecho canto, de Alí Primera, sólo Hugo Chávez logró convertirlo en una política para la unidad popular, desmontando falsas contradicciones en el seno del pueblo como la de ser adecos o copeyanos; en el seno de la izquierda entre maoístas, estalinistas, postmodernos, reformistas; en el seno de nuestra cultura política, entre políticos y sociedad civil o  entre civiles y militares.

El Comandante Chávez nos convocó a todos y todas a luchar por nuestra Patria contra los verdaderos causantes de nuestros males, la  desnacionalización, la exclusión social  y la corrupción.

Todos los que quisimos ser unidos en torno a estas banderas, lo hicimos bajo el liderazgo de Hugo Chávez y logramos que el pueblo llegará al poder, el 6 de diciembre de 1998,  para recuperar la Independencia, y lo logramos;  para reducir la desigualdad social, y lo logramos; para frenar la corrupción como flagelo cultural, y esto sigue siendo un tarea pendiente.

IMG_0511

El 6D de 1998, el pueblo llegó al poder bajo el liderazgo de Hugo Chávez, nuestro Comandante.

Todos y todas hemos contribuido a abonar este camino, en sus  distintas etapas, nadie puede reclamar autorías patentadas sobre la Revolución Bolivariana, que le pertenece a nuestro pueblo y su líder histórico Hugo Chávez. Igualmente, nadie que haya participado de esta hermosa apuesta histórica puede auto exonerarse de los errores que se cometen en toda empresa humana. Con Fidel decimos, solo la historia nos absolverá.

Corrientes militares patrióticas; corrientes socialistas, revolucionarias y populares; corrientes socialdemócratas; corrientes nacionalistas de las capas medias y de cierto empresariado; y lo más importante, millones de hombres y mujeres humildes tras un sueño posible, una sociedad donde podamos vivir todos y todas con igualdad, justicia y dignidad; hemos sido los constructores y constructoras de esta gran alianza democrática, socialista, bolivariana, nacional  y popular que es el Chavismo.

IMG_0510

Mujeres y hombres humildes tras un sueño posible.

No es tiempo de reavivar falsas contradicciones inter e intra partidistas, entre políticos y  “apolíticos”, entre civiles y militares. No es la hora de héroes individuales, es la hora de sujetos colectivos protagónicos, unidos en la diversidad, en torno al modelo del Socialismo Bolivariano contemplado en el Plan de la Patria y bajo un solo mando.

Es la hora de la unidad para defender la Independencia frente a la amenaza imperial; es la hora de gobernar el mercado y frenar la concentración de la riqueza frente a la amenaza de la restauración de la desigualdad y de la pobreza; es la hora de un nuevo comienzo ético para colocar un torniquete al desangramiento de la Patria,  ocasionado por mafias de toda calaña.

Esas sí son las contradicciones fundamentales, en torno a las cuales los revolucionarios y revolucionarias estamos obligados a mantenernos unidos y unidas para preservar el proyecto nacional consagrado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Hoy, más que nunca, es oportuno recordar una de las conversaciones de nuestro Libertador Simón Bolívar, en 1828,  con  Luis Perú de Lacroix, plasmada en el diario de Bucaramanga.

“Pero lo que veo con penas es que las lecciones del pasado de nada nos sirven: vemos en el día que la Convención quiere renovar aquellos tiempos de inequidades y establecer sobre las ruinas de la República aquella multitud de soberanías parciales que entregarán al país…”.

Sigamos el consejo de nuestro Padre Bolívar, aprendamos las lecciones del pasado y parafraseando a Alí Primera, digamos, sigamos luchando como hermanos por la Patria amenazada, nuestra Patria a la que amamos, y seguiremos venciendo.

IMG_0512

¡Vencimos y seguiremos venciendo!