SANTA INÉS, VENIMOS DE LEJOS

Elías Jaua Milano


 

El chavismo sintetiza un largo camino de resistencia y lucha que comenzó con la insurrección indígena contra el genocidio español siguiendo con las rebeliones de africanos traídos como esclavos a estas tierras; la guerra de Independencia con las banderas de libertad e igualdad enarboladas por nuestro Padre Simón Bolívar; la rebelión popular liderada por Zamora a mediados del siglo XIX contra la traición al proyecto bolivariano de igualdad social; la revolución restauradora de la soberanía nacional entregada en el altar de las potencias extranjeras de principios del siglo XX; la lucha obrero, campesina y estudiantil por conquistar la democracia desde el año de 1928; la insurgencia guerrillera contra la traición al espíritu democrático que el 23 de enero de 1958 derrocó a la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, la resistencia estudiantil, obrera, campesina y militar contra la imposición del modelo neoliberal en la década de los noventas.  Es una corriente histórica, una corriente popular, patriótica, democrática que siempre ha mantenido en alto las banderas de Independencia e igualdad.

Zamora decía que hay que “Hablar siempre con el pueblo, escuchar siempre al pueblo. Un #PuebloSabioYLibre siempre defiende su poder.

Esa corriente popular hace 19 años logró una victoria estratégica, cuando el 6 de diciembre de 1998 eligió Presidente de la República a uno de los nuestros el Comandante Hugo Chávez y bajo su liderazgo emprendimos la recuperación de la soberanía nacional, la construcción de un modelo de igualdad social y de protagonismo político y económico de las grandes mayorías.  En medio de las más grandes amenazas y agresiones del imperio norteamericano hemos podido avanzar en el proyecto histórico democrático del pueblo, lamentablemente con heridas materiales y morales para toda la Nación que debemos sanar.

Ese proyecto es recogido en una frase de Ezequiel Zamora, en víspera de la Batalla de Santa Inés del 10 de diciembre de 1859, “Después de Santa Inés marcharemos a Caracas y ya no habrá hambre, miseria, ni mazmorras, ni grillos para el pueblo que hizo la independencia, pero el fruto fue nada más que para la oligarquía. Como sabemos ese anhelo fue truncado con el balazo que mató a Zamora, un mes después, en San Carlos, Cojedes.

Ese anhelo es el que recoge nuestro Comandante Chávez en la década de los 90.  Así los expresa, respondiendo a una pregunta de Ignacio Ramonet, en el libro Mi Primera Vida, publicado en 2013. Dice allí el Comandante “En la mentalidad colectiva de la sociedad venezolana de los años 1992 a 1998, radicaba un renacimiento de la esperanza……O sea: comenzó a existir en la imaginación colectiva el deseo de un nuevo país con más justicia, más igualdad y menos corrupción.

Hace 19 años, por fin llegó la hora mil veces postergada de iniciar la construcción de una sociedad donde podamos vivir con justicia, igualdad, libertad, dignidad. Hemos avanzado, no ha sido fácil el andar, nos falta mucho por hacer, por eso no podemos permitir que se nos vaya esta hora, tantas veces luchada por nuestro pueblo.

Zamora decía que hay que “Hablar siempre con el pueblo, escuchar siempre al pueblo. Para que el pueblo defienda su poder, tiene que sentir que en verdad lo tiene, que le pertenece a nuestros indígenas, a los campesinos y campesinas; a los pescadores y pescadoras; a los trabajadores y trabajadoras, a los estudiantes; a los soldados; a los y las profesionales, a los comuneros y comuneras; al ciudadano y ciudadana de a pie y especialmente a nuestra juventud. Solo así sentirá que vale la pena seguir haciendo revolución.

La democracia nueva, está ordenada por el pueblo Constituyente; construyendo la vía venezolana al socialismo

Hace 5 años, el líder que nos dio la victoria estratégica, nuestro Comandante Hugo Chávez nos dejó su último mensaje, en el mismo pidió que ante la eventualidad de que ya no estuviera con nosotros, como lamentablemente ocurrió el 5 de marzo de 2013, eligiéramos al compañero Nicolás Maduro como Presidente y más allá lo asumiéramos como el líder de la Revolución Bolivariana. Así lo hicimos y lo seguimos haciendo, con humildad, la inmensa mayoría de los y las chavistas.

En ese mensaje del 8 de diciembre de 2012, Chávez también ratificaba el rumbo democrático, popular, socialista,  pacífico y electoral de nuestra revolución “…Debemos garantizar la marcha de la Revolución Bolivariana, la marcha victoriosa de esta Revolución, construyendo la democracia nueva, que aquí está ordenada por el pueblo en Constituyente; construyendo la vía venezolana al socialismo, con amplia participación, en amplias libertades, que se están demostrando una vez más en esta campaña electoral para gobernadores, con candidaturas por aquí y candidaturas por allá. Libertades. En plenas libertades. Sigamos pues por el camino de Chávez, el camino que viene de lejos y no por otro, haciendo revolución.

Este 2017, como dice la copla de Florentino, “…al diablo lo cogió el día queriéndonos atropellar. Como hace 158 años, estamos cerrando este año con una victoria popular a favor de la Independencia, la paz y la igualdad.  Que este domingo 10 de diciembre de 2017, toda Venezuela sea un inmenso Santa Inés y se abra el horizonte hacia el 2018.

Anuncios

NOS VEMOS EN SANTA INÉS

Elías Jaua Milano


El próximo 10 de diciembre se cumplen 158 años de la Batalla de Santa Inés. Batalla por la igualdad social, por el respeto a la dignidad del pueblo, por la verdadera independencia, por la soberanía popular.

Ante nuevas adversidades, construimos nuevas victorias. Sigamos con el pensamiento Zamorano, defendiendo nuestra Patria

Ante nuevas adversidades, construimos nuevas victorias. Sigamos con el pensamiento Zamorano, defendiendo nuestra Patria.

El éxito de esa épica popular conducida por el General del Pueblo Soberano Ezequiel Zamora estuvo en su capacidad de liderazgo, en la voluntad de triunfar de sus hombres y mujeres, en la conciencia de la unidad de mando y en la convicción de luchar por una sociedad de iguales, sueño inconcluso del proyecto de Bolívar.

Este 10 de diciembre del año 2017 nos toca librar otra batalla en el campo electoral. La misma corriente histórica y popular que liderizó Zamora y que vio postergada su llegada al poder hasta 1998, cuando bajo el mando de un bolivariano y zamorista, Hugo Chávez logró una victoria estratégica para la construcción de una sociedad donde podamos vivir todos con justicia y dignidad, nos toca participar masivamente para enviar un mensaje claro de paz y autodeterminación nacional.

Vamos a esa batalla en medio de una  necesaria estremecida ética a lo interno de la revolución, de malestares en algunos sectores del movimiento popular por la designación o no designación de candidaturas, de angustia por el ataque especulativo de los últimos días y en el contexto de una agresión económica extranjera cada vez más fuerte.

Nos vemos en Santa Inés, la Batalla de Zamora, sigue más vigente que nunca en nuestros días

Nos vemos en Santa Inés, la Batalla de Zamora, sigue más vigente que nunca en nuestros días. Sigamos juntos en UNIDAD, LUCHA, BATALLA y consechando las VICTORIAS REVOLUCIONARIAS.

Es hora de mirar el horizonte, de procesar los malestares, las angustias y las conmociones y convertirlas en fuerza para defender lo estratégico,  por sobre las diferencias tácticas.

Es la hora de oír de nuevo con atención, el llamado de Chávez del 8 de diciembre de 2012, “Unidad, lucha, batalla y victoria”. Nos vemos en Santa Inés. Amanecerá y veremos.

NOS DUELE CHÁVEZ

Elías Jaua Milano


Nos duele Chávez, nos duele que algunos quieran usarlo como bandera para cubrirse con él y no para alzarla en la batalla por la honestidad, por el poder popular, por la democracia revolucionaria, por la dignidad nacional. Todos escuchamos muchas veces decir al Comandante que él no tenía compromisos particulares, que su compromiso era con todo un pueblo. Nadie por más cercano que ha estado de él puede apropiárselo y mucho menos para propósitos innobles.

El Comandante Chávez a lo largo de toda su incansable lucha, no cesó de llevarle el mensaje a nuestro #PuebloSabioYLibre “Chávez ya no soy Yo. Chávez es un Pueblo”

Quienes trabajamos, soñamos, construimos, erramos, avanzamos y convivimos con el Comandante Hugo Chávez, a lo largo o en distintas etapas de su vida revolucionaria, no tenemos derecho a reclamar inmunidades y privilegios, por el contrario lo que tenemos es una gran carga histórica para el resto de nuestras vidas.

La cruz de Cristo que Chávez se echó en los hombros por los pobres de esta tierra, nos toca a nosotros cargarla con humildad y dignidad. Nosotros los compañeros y compañeras de Chávez no podemos vivir de leyendas, a nosotros nos sale es honrar la memoria y la obra del Comandante, todos los días, cada día, con trabajo honesto y esfuerzo revolucionario para construir junto a nuestro pueblo un porvenir de soberanía, igualdad, justicia y dignidad, es decir, una sociedad socialista.

No es a Chávez el que le toca ganar esta dura batalla que estamos librando, es a nosotros que nos toca retomar el camino de la estabilidad y la prosperidad que él consiguió para la Patria. Chávez se fue invicto de este mundo terrenal, no le endosemos a él nuestros errores, nuestras derrotas, honrémosle construyendo una victoria estratégica, popular y revolucionaria, nuestra victoria, que será entonces la victoria de su siembra, de su abono, de la semilla portadora de futuro que dejó regada por este suelo patrio que nos pertenece.

Para sus compañeros y compañeras está prohibido justificarse en Chávez. Por mi parte, lo repito, lo bueno que se hizo en la gestiones políticas o de gobierno en la cuales yo estuve al frente es responsabilidad de él, lo malo que se pudo haber hecho es responsabilidad mía.

Chávez nos inculcó una Visión Revolucionaria más allá de los elementos tangibles, nos dejó la semilla portadora de futuro, del porvenir; regada por todo el suelo Patrio que nos pertenece, para seguir despejando nuestro #HorizonteEnDisputa

Es un acto de traición a la confianza que depositó el Comandante en algunos compañeros, salir a decir que tal cosa se hizo porque Chávez me lo ordenó en privado. Sobre todo es deshonesto, porque lamentablemente no está vivo para verificar o desmentir tal historia. Respetemos la estatura moral de Chávez, que en vida siempre supo asumir sus responsabilidades.

Chávez no podemos partirlo en pedacitos con la pretensión de que cada uno se quede con un trozo. Menos mal que Chávez conocía de las miserias humanas que, más temprano o más tarde, suelen desatarse tras la muerte de líderes de su talla histórica. Por eso repitió, nos repitió, a lo largo de todo el año 2012 “Chávez ya no soy yo. Chávez es un pueblo”. Así o más claro.

LA AFRENTA ESPECULATIVA

Elías Jaua Milano.


Se incrementan los relatos angustiados de amigos y familiares; se multiplican los mensajes de textos, de miles de compatriotas que tienen mi número de teléfono y mi correo electrónico; también lo hacen por twiter, facebook y las llamadas a mi programa de radio Encuentro Popular; todos con un común denominador, la justa indignación por la fijación de un precio irreal del dólar paralelo y su consecuencia, una escalada especulativa de los precios de los bienes y servicios no estatales.

Nuestro compromiso, sigue empeñado en escuchar a nuestro pueblo, y desplegar una lucha sin retorno a la corrupcion apátrida

Nuestro compromiso, sigue empeñado en escuchar a nuestro pueblo, y desplegar una lucha incansable  a la corrupción apátrida que tanto daño le hace a nuestro país.

La dirigencia revolucionaria, en todos los niveles, debe comprender esa indignación, procesarla, orientarla y convertirla en fuerza revolucionaria para desmontar este perverso modelo especulativo  que nos agrede como sociedad y que vulnera nuestros derechos económicos y sociales.

El origen  de esta problemática radica en un sector privado monopólico y oligopólico, que como decía nuestro Comandante Chávez “es genéticamente especulativo”, dado su carácter de usufructuario principal de la renta petrolera. 

El capitalismo venezolano desarrolló, desde mediados del siglo 20, una  política de fijación de  techos de producción y distribución de los bienes con el fin de condicionar la oferta, generando con ello  una permanente espiral especulativa que les permite obtener inmensas e ilimitadas ganancias.

La necesaria, justa y positiva expansión de la demanda por parte de la población, a partir de las políticas inclusivas de la revolución bolivariana, en vez de estimular una expansión productiva en el sector privado nacional, lo que ha hecho es incrementar su voracidad especulativa de captar, mediante la política de desabastecimiento e informalización, la renta.  Ahora directamente desde el bolsillo de los venezolanos y venezolanas, en bolívares, y como siempre al Estado venezolano en dólares.

Mercados Populares y a cielo abierto, que permiten un ahorro de hasta un 100% en el costo de los rubros, gracias a la políticas implementadas por nuestro Gobierno Bolivariano

Mercados Populares, que permiten un ahorro de hasta un 100% en el costo de los rubros, es una de las la políticas implementadas por nuestro Gobierno Bolivariano.

Súmele Ud. a esta desviación histórica, la caída drástica de los precios petroleros y su consecuencia una contracción del 70% de nuestros ingresos en divisas; la fijación de un tipo de cambio ilegal y el concierto de corrupción entre sectores de la burocracia estatal y el sector privado que ocasiona la merma de nuestros ingresos, el acaparamiento y contrabando de nuestros bienes, incluyendo el papel moneda. Y por si faltaba poco, las sanciones y agresiones económicas extranjeras logradas por una oposición apátrida  y antipopular.

Seguiremos nosotros, acompañando al este hermoso #PuebloSabioYLibre que se sobrepone a las adversidades

Seguiremos nosotros, acompañando al este hermoso #PuebloSabioYLibre que se sobrepone a las adversidades.

¿Qué hacer?

No es fácil para mí responder esa pregunta siendo Ministro del Gobierno Bolivariano, por eso pido excusas en no poder detallar medidas que corresponden a los compañeros y compañeras de las estructuras económicas del Estado, implementar y explicar. Solo puedo decir que tengo el conocimiento del esfuerzo heroico que están haciendo en distintos frentes para revertir esta situación que nos golpea como pueblo, en medio de los crecientes obstáculos y presiones por parte del gobierno de los Estados Unidos de América y de la Unión Europea.

Pero más allá de las políticas macroeconómicas y microeconómicas que se están desarrollando, yo me atrevo a insistir en cuatro niveles de acción:

  1. El dialogo político con la oposición para lograr, mediante un acuerdo de reconocimiento y estabilidad,  las garantías de que ellos cesen la promoción de las agresiones y el boicot contra nuestra economía. Un acuerdo a favor de la tranquilidad de la familia venezolana.
  2. Lo ético administrativo, seguir profundizando en la batalla contra la corrupción, que adelanta el Ministerio Público, para poder recuperar la producción y los ingresos petroleros y expandir esta lucha, por la restauración de la moral pública,  al ámbito de la entrada, circulación y salida ilegal de las mercancías que producimos o importamos y llevarla  también al ámbito financiero.
  3. En la planificación milimétrica del uso de los reducidos ingresos en divisas para insumos esenciales que permitan la activación del moderno y amplio aparato de producción nacional, instalado y expandido por la revolución bolivariana, en el sector privado, comunal y estatal.
  4. En la recuperación de la confianza de la revolución en las capacidades productivas de nuestro pueblo. Está demostrado que solo pudimos romper los techos de producción que nos imponen los monopolios y los oligopolios, cuando a partir de 2004 el Comandante Chávez promovió la expansión de la propiedad, el financiamiento y la organización productiva a pequeñas y medianas empresas, cooperativas, empresas comunales, nuevas empresas estatales, redes de productores libres y asociados, consejos campesinos, consejos de pescadores,  consejos de trabajadores entre otros. 

Allí están las estadísticas nacionales y de la CEPAL, ese periodo fue el de mayor crecimiento industrial y agrícola en el PIB nacional, en décadas.

El sector privado monopólico y oligopólico venezolano, no va a cambiar de la noche a la mañana, su origen como rémora de la renta petrolera se lo dificulta. Existen y hay que trabajar con ellos, pero no fortalecer su poder de chantaje sobre la sociedad,  porque se nos terminan de  venir encima.  Ejemplo,  el boicot de la carne que no están imponiendo en este momento los grandes ganaderos. 

 

Es su naturaleza, como siempre nos recordaba nuestro Comandante Chávez, cuando se refería al capitalismo venezolano, con frases populares como esta “Morrocoy no sube a palo, ni cachicamo se afeita”.

Vamos a responder a esta afrenta especulativa, recuperando la plena estabilidad política con los poderes creadores del pueblo, luchando contra la corrupción y democratizando la propiedad, la  producción y la distribución. Solo así, venceremos. 

LECCIONES DE LA HISTORIA

Elías Jaua Milano.


 

Hace cien años en Rusia, tras cerca de 500 años de régimen feudal del Zarismo, en marzo de 1917 una rebelión obrera, de soldados,   campesinos y la naciente burguesía  derroca al último de los zares. Se instala un gobierno provisional, una alianza liberal socialista, con un programa mínimo: Convocar a elecciones para una Asamblea Constituyente; retirar las tropas rusas de la Primera Guerra Mundial; distribuir las tierras del Zarismo entre los campesinos y darles participación a los trabajadores en las nacientes fábricas industriales.

Somos Pueblo Constituyente y Soberano

Somos Pueblo Constituyente y Soberano

Transcurrieron los meses y el gobierno provisional ratificó su participación en la guerra, aliados con Francia e Inglaterra contra los alemanes; postergó la entrega de tierras; reprimió a los trabajadores; permitió que el naciente capitalismo estructurara un modelo de economía especulativa y expoliadora, bajo el pretexto de preservar la alianza con la burguesía.

Estos lodos se convirtieron en una avalancha y el 7 de noviembre de 1917, 25 de octubre en el calendario Juliano, una segunda rebelión de soldados, campesinos y obreros, organizados en Soviets, Consejos, y bajo la conducción del Partido Bolchevique, dirigido por Vladimir Lenin y León Trotski, toman el poder y protagonizan el inicio de la primera revolución socialista triunfante del mundo.

Entre 1917 y 1918 se dan las más inéditas experiencias de gobierno directo desde las bases, todo el poder fue transferido a los Soviets; se dan eficientes experiencias de control y distribución de la producción; se demuestra que todos los seres humanos podían tener derechos sociales, a la educación, la salud, la vivienda, la propiedad, a la tierra.

Sin embargo, el haber cumplido la promesa de salirse de la guerra, firmando un pacto de paz con Alemania en condiciones muy desfavorables que conllevó a la perdida de amplias extensiones territoriales por parte de Rusia, dividió al movimiento socialista y potenció las fuerzas contrarrevolucionarias generando las condiciones para una guerra civil, que tuvo como correlato el desarrollo de una estructura fuerte, punitiva del naciente Estado Soviético  y del partido,  así como la profundización de la caotización de la economía.

Acompañamos el el compromiso de Lucha de nuestro comandante Chávez

Acompañamos el compromiso de Lucha de nuestro Comandante Chávez

En 1922, Lenin que había sufrido un atentado con balas en 1918, comienza un proceso de degeneración de su salud que lo va alejando del ejercicio del poder real y ese es el contexto en el cual comienza a insurgir como hombre fuerte José Stalin, ya para ese momento Secretario General del Partido Comunista de la Unión Soviética.

Entre diciembre de 1922 y marzo de 1923, Lenin escribe un conjunto de artículos no publicados, que se denominan Notas de Lenin, consideradas su testamento político. Allí expresa, entre otras cosas, su preocupación por la sustitución del poder de los soviets, Consejos de trabajadores, campesinos y soldados, por una pequeña dirección del partido dirigida por Stalin, de quien dejó dicho por escrito que había alcanzado una ¨autoridad ilimitada concentrada en sus manos, y no estoy seguro de que siempre sepa utilizarla con la suficiente prudencia¨.

Lenin envía parte de estas notas, en carta secreta al XII Congreso del Partido celebrado en abril de 1923. Esta carta sólo fue publicada tras la muerte de Stalin, en 1953. Vladimir Ilich Uliánov, Lenin, muere en enero de 1924. Lo demás es historia conocida.

Hoy quiero reivindicar la primera experiencia de poder popular real, de auténtica democracia revolucionaria, que dejó como uno de sus legados más importantes la noción de que todos los seres humanos tenemos derechos sociales, políticos y económicos y también es justo  reconocer que el Estado y la organización popular que surgió de la llamada Revolución de Octubre, La Unión Soviética, salvó a la humanidad del nazi fascismo, hizo invalorables aportes al desarrollo científico y tecnológico para la humanidad, apoyó  y financió la liberación nacional y la independencia en África, Asia y en nuestra América Latina.

Garantizamos la justa distribución de los bienes producidos en Revolución

Garantizamos la justa distribución de los bienes producidos en Revolución

Tomando en cuenta las causas conocidas del fin de esta extraordinaria experiencia, en 1991, rescato como lección para los revolucionarios y revolucionarias que luchamos por el socialismo, que tengamos conciencia que el pueblo no puede ser sustituido por un partido, y que el partido revolucionario no puede ser sustituido por una cúpula.

También queda como lección, que siempre nos recordaba nuestro Comandante Chávez, que el Capitalismo es una gigantesca amiba que siempre esta presta a devorar las experiencias no capitalistas, si no hay firmeza en lo moral y claridad en lo ideológico.

No podemos olvidar la decisión del Pueblo Soberano, que radica en la voluntad popular de elegir y ser escuchado

No podemos olvidar la decisión del #PuebloSabioYLibre, que radica en la voluntad soberana de elegir y ser escuchado

Con el escritor Uruguayo Eduardo Galeano, quien escribió un brillante artículo en 1990 que recomiendo, denominado el Niño Perdido en la Intemperie, me niego a creer que la condición humana esté condenada al egoísmo y a la acumulación de riquezas a costa de la miseria de millones. 

Sigamos perseverando por el camino de la revolución democrática y no por otro hacia el porvenir de una sociedad auténticamente humana.        

VENEZUELA, VANGUARDIA EDUCATIVA

Elías Jaua Milano.

La Organización de Naciones Unidas ha planteado un conjunto de objetivos para la erradicación de la pobreza de aquí al año 2030. En ese marco la organización de Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (UNESCO), en función de garantizar uno de esos objetivos como lo es el acceso a la educación, recomienda a los países adoptar políticas y leyes que garanticen 12 años de educación primaria y secundaria gratuita, financiada con fondos públicos.

La educación seguirá siendo el principal objetivo de la Revolución Bolivariana.

La educación es y seguirá siendo principal objetivo de la Revolución Bolivariana, una revolución educativa.

Hoy, en Venezuela, el Estado Democrático, Social, de Derecho y de Justicia garantiza hasta 24 años de Educación pública gratuita y obligatoria en la educación inicial, primaria, media general y media técnica hasta el pregrado universitario. La gratuidad se extiende hasta ciertas modalidades de postgrados en las áreas de salud y educación.

El sobrecumplimiento de ese objetivo nos convierte en un país vanguardia en el desarrollo de la llamada Agenda Educativa 2030.

Eso se explica en la sostenida inversión social en la educación en los años de revolución. Para 1990 el presupuesto educativo alcanzaba difícilmente un 3,15% del PIB, esta situación cambió favorablemente con la llegada de nuestro Comandante Hugo Chávez. A partir de 1999 se experimenta un crecimiento sostenido hasta hoy, cuando el gobierno Bolivariano del Presidente Nicolás Maduro destina el 7,5% del PIB a la educación aún en medio de una contracción del 70% del ingreso nacional, producto de la caída de los precios petroleros y de las agresiones contra nuestra economía.

VIVA La Juventud Venezolana, que se forma para un brillante futuro y porvenir.

La muchachada buena de forma en nuestras escuelas públicas para la vida.

En cuanto al mejoramiento de la calidad, nuestro Gobierno a través de la Misión Simón Rodríguez dirigida a la especialización de docentes y a la formación de profesionales de otras áreas que deseen ingresar a la docencia, ha alcanzado para el momento 60 mil docentes cursando estudios gratuitos, en 16 áreas de Especialización, Maestría y Doctorado, cerca del 10% de todo nuestros educadores y educadoras.

La calidad la concebimos como una integralidad. En el acceso a las tecnologías de información, más de 6 millones de computadoras portátiles con contenidos pedagógicos han sido donados a los estudiantes de distintos niveles; el 90% de los instituciones educativas tienen acceso a internet, a los recursos pedagógicos; más de 20 millones de textos escolares con contenidos producidos por pedagogos venezolanos son distribuidos gratuitamente; el 50% de nuestros estudiantes reciben útiles escolares gratuitos y uniformes subsidiados, bonos y becas sociales; en el 75% de las instituciones educativas públicas se ofrece un programa de alimentación escolar, desayuno y almuerzo, para el 2018 cubriremos el 100% con una merienda nutricional.

IMG_1342

Más de 6 millones de computadoras portátiles han sido entregadas a estudiantes de distintos niveles.

En 2030, cuando se cumplan 200 años de la muerte de nuestro Libertador Simón Bolívar, quien nos dejó esta frase para la posteridad, “moral y luces son los polos de una República, moral y luces son nuestras primeras necesidades”, Venezuela podrá decir ante las Naciones Unidas: hemos cumplido con nuestros niños, niñas y jóvenes, hemos cumplido con la humanidad. Hemos formado una generación para lo grande, para lo hermoso, para la libertad, para la paz, para la igualdad social, para el reconocimiento a la diversidad cultural, para otro mundo posible. Dios mediante, así será.

LA OTRA BATALLA


Elías Jaua Milano.

Más allá de las batallas y victorias electorales, la Revolución Bolivariana debe librar todos los días la batalla estratégica, que es la batalla de las ideas, que no se hace sólo desde el debate teórico sino que se da en el ejercicio real de la ética política. En ese sentido esa batalla estratégica, considero, debemos profundizarla en al menos estas tres dimensiones.

Las batallas por venir, serán de victoria para consolidar el sueño del comandante Chávez

Las batallas por venir serán de victoria, para consolidar el sueño del Comandante Chávez.

1. Democracia revolucionaria. Debemos seguir trascendiendo lo meramente electoral y avanzar en la consolidación de las experiencias de autogobierno popular, Comunas y Consejos Comunales, así como de las nuevas formas de propiedad social comunal, obrera, campesina y pública, iniciadas en la primera década de la revolución.

En esta dimensión, también es necesario rescatar la nueva cultura democrática que el chavismo trajo a la sociedad venezolana, la crítica, la autocrítica, la contraloría social, la interpelación popular a la cual como decía nuestro Comandante Chávez, no le debemos temer, por el contrario la necesitamos para avanzar.

Satanizar esta cultura crítica de la democracia revolucionaria, con el banal argumento de que quien critica es un traidor, es matar el espíritu libertario y plural de nuestra revolución. Traidores son los corruptos que nunca critican cuando están en sus mieles, pero cuando huyen de la justicia venezolana, se declaran testigos protegidos del Imperio e intentan arrastrarnos a todos en el lodazal de sus corruptelas y desviaciones. Esos sí son traidores y traidoras.

2. Modelo económico socialista. El Socialismo Bolivariano de Chávez plantea una economía mixta, pero esto no debe confundirse sólo con el desarrollo de empresas mixtas con el sector privado. En realidad se trata de que reconociendo la existencia e importancia del sector privado, la revolución debe desarrollar experiencias de propiedad y relaciones de producción no capitalistas.

Al respecto, observo con preocupación una renuncia a la consolidación y construcción de experiencia socialistas, y más grave aún, procesos de reversión hacia el capitalismo del incipiente y pequeño modelo económico socialista iniciado por la Revolución Bolivariana.

Necesario es debatir cómo construiremos el Socialismo Bolivariano, si sólo se apuesta al fortalecimiento del sector privado capitalista y a la desnacionalización de lo público. Son los temas que debemos debatir de cara a lo estratégico.

3. Transformación ético cultural. La Revolución Bolivariana surgió, entre otras razones, como una respuesta al corrompido sistema del Pacto de Punto Fijo. No haber castigado a los responsables del latrocinio cometido durante ese régimen, durante la Asamblea Nacional Constituyente de 1999, fue un error.

La impunidad es la mayor promotora de los delitos. Al dejar intacto el aparato corruptor, público y privado, éste desde los inicios captó a buena parte de los nuevos burócratas y hasta algunos dirigentes.

Pero el problema es más profundo, al no desarrollar una política de transformación cultural basada en la construcción de valores para una sociedad con una vida modesta, en lo particular y en lo colectivo, sino que por el contrario al expandir los derechos económicos y sociales, sin combatir en el plano cultural el consumismo estructural de nuestra sociedad, dimos pie a una demanda infinita cuya consecuencia es la búsqueda del enriquecimiento a cualquier costo. De allí los altos niveles de delincuencia y corrupción.

Es bastante lo que tenemos que rectificar en esta dimensión, por lo pronto saludo y respaldo la valiente lucha contra la corrupción que está librando el Fiscal General de la República. Ya basta de corruptos y corruptas, que son los traidores y traidoras de todas las horas.

Pero más allá, debemos redoblar la marcha para forjar una cultura del trabajo honesto y del logro de una vida digna, no sólo en lo material sino fundamentalmente en lo espiritual.

Por la consolidación absoluta del socialismo, Comuna o Nada.

Por la consolidación absoluta de nuestro Socialismo Bolivariano, comuna o nada.

Estamos en una nueva batalla electoral, ahora vamos por la victoria en las municipales, pero no olvidemos la otra batalla, donde está la victoria estratégica, la gestación de una nueva sociedad que de verdad sea humana. Para ello, como nos recuerda el compañero Ricardo Menéndez, hay que volver siempre a Chávez.