LEALTAD


Elías Jaua Milano.

Ser leal implica en primer lugar ser consecuente con lo que uno ha dicho, con lo que uno ha sido, con lo que uno ha hecho, con lo que uno se ha comprometido con sus camaradas y más allá, con un pueblo que sueña y que lucha por una Revolución de la cual sigue enamorado.

Comandante Chávez saludando al Pueblo Bolivariano

Comandante Chávez saludando al Pueblo Bolivariano

Para ser leal hay que ser valiente, hay que ser honesto, hay que ser humilde, es decir, hay que ser un hombre o una mujer de honor.

Los cobardes se amilanan frente a las dificultades y se les quiebran “las paticas”, y buscan el perdón de los verdugos; los corruptos se desmoronan ante las amenazas de sus corruptores y tienen que pagar la factura con su honor; las “nulidades engreídas y las reputaciones consagradas”, frase del escritor Manuel Vicente Romero García, se dejan acariciar el ego y terminan traicionándose a sí mismos, así mismas, y a quienes fueron sus hermanos y hermanas de lucha.

Recorremos casa a casa, llevando nuestra lucha por los humildes y necesitados

Recorremos casa a casa, llevando nuestra lucha por los humildes y necesitados

En mi vida política los he visto a todos y a todas desfilar antes mis ojos, he visto a hombres y mujeres de honor que me reivindican con el Ser Humano y he visto a los otros y otras que con el puñal de la felonía acuchillan la Fe en el Ser Humano, a los y las cuales sólo agradezco que me hayan mostrado qué es lo que no debo hacer en la vida.

Vivimos tiempos de ignominia, de afrenta al honor, vivimos tiempos de felonías, traición de cobardes, de corruptos, corruptas y “nulidades engreídas”. En estas circunstancias y como siempre, cierro filas en el lado de los valientes, de los honestos, de los humildes.

En esa fila, por cierto, la mayoría es el pueblo de las catacumbas, el pueblo sufriente que nos reclama, que nos regaña, que nos interpela, pero que no se traiciona así mismo.

Con ellos y ellas, por ellos y ellas, como cantaba Alí Primera, seguimos empujando el sol maravilloso de la Revolución para que amanezca de nuevo y no nos quedemos en la oscuridad. Dios mediante, pueblo mediante, así será.

¿QUIÉNES SON LOS ASESINOS?

Elías Jaua Milano.

Nos llama asesinos la oligarquía asesina, torturadora y practicante de las desapariciones forzadas, y el lanzamiento desde helicópteros de personas vivas, cuando ejercían el poder del Estado. Nos llaman asesinos los que implementaron la política de “peinilla por esas nalgas” y “disparen primero y averigüen después”, cuya máxima expresión fue la masacre de febrero y marzo de 1989.

La oligarquía criminal siempre nos ha llamado asesinos a los revolucionarios y revolucionarias, mientras nos torturaban, masacraban y desaparecían. Por eso no es raro que hoy nos sigan criminalizando.

IMG_2282

Reclutan, arman y entrenan personas para generar terrorismo.

Los “dirigentes” de la MUD, que han promovido el odio social, diseñado y ejecutado el plan violento que tanto daño, dolor y muerte ha ocasionado a nuestro pueblo en los últimos 60 días, nos endosan sus crímenes mientras:

  • Utilizan francotiradores para ajusticiar a miembros de los cuerpos de seguridad y a militantes del chavismo.
  • Promueven el saqueo y la destrucción de Centros de Salud y de Educación, aterrorizando a pacientes y escolares.
  • Se reúnen con los altos mandos militares de Estados Unidos y de Colombia para convencerlos de una invasión destructiva de nuestra Patria, como ocurrió en Libia.
  • Reclutan, entrenan y arman personas para conformar un aparato de terrorismo, la mayoría de los reclutados son menores de 18 años, a los cuales se les paga con drogas y dinero.
  • Utilizan a estos niños y jóvenes, contraviniendo todas las leyes y convenios internacionales al amparo de la mirada cómplice de la Fiscal General de la República, para matar y morir dentro de la estrategia de caotización de la sociedad.
  • Utilizan sus medios y las redes para asesinar la verdad, cuando las cosas les salen mal y presumen un alto costo político, creando una grave y peligrosa ruptura espiritual en la sociedad venezolana que nos puede llevar a una guerra fratricida.

Entre tanto la dirigencia revolucionaria encabezada por el compañero Presidente Nicolás Maduro, que le toca, ahora desde el Estado, enfrentar con métodos democráticos  la misma violencia fascista que nos ha tocado soportar toda nuestra vida, antes en la forma de “Terrorismo de Estado”, ahora en el modo de  “Fuerza Paramilitar”, estamos sentenciados por los asesinos y sus tribunales mediáticos y virtuales como “asesinos”.

Nosotros, como antes, sabremos defender nuestro honor como revolucionarios y revolucionarias, porque no hemos mandado a matar a nadie ni a torturar a ningún venezolano o venezolana; porque no hemos mandado a “desaparecer” a ningún dirigente de la contrarrevolución; porque prohibimos el uso de la peinilla y de armas de fuego en el control de manifestaciones públicas, y cuando un funcionario ha violado esta norma lo hemos puesto de inmediato a la orden del sistema de justicia; porque hemos derrotado durante 18 años a la violencia y al golpismo fascista, implementando una doctrina democrática de orden interno y sin suspender garantías constitucionales.

Sabremos defender nuestro honor con valentía, asumiendo la responsabilidad histórica de haber iniciado una revolución profunda para transformar la estructura de la dominación oligárquica, que permitió devolverle a nuestra Nación buena parte de los ingresos, recursos y activos que le habían sido despojados, y a nuestro pueblo sus derechos económicos, sociales, la identidad cultural y el poder político que les habían sido arrebatados.

Llegará el juicio de la historia, el que harán las futuras generaciones, y confiamos en que la que conciencia popular sabrá asignar con justicia las responsabilidades que corresponden a cada quien, en este tiempo doloroso de la Patria.

IMG_2285

Confiamos en la conciencia popular las futuras generaciones. Habrá justicia.

Mientras tanto, hay un pueblo que espera por una Fiscal General de la República, que en vez de tomar partido político contra la convocatoria constitucional a la Asamblea Nacional Constituyente, asuma la responsabilidad, que tanto reclama, de iniciar las averiguaciones penales a quien corresponda, al menos por el uso de niños, niñas y jóvenes en actos de violencia, hecho inédito en la historia política venezolana.

IMG_2284

Gobierno Bolivariano recluta a niños y niñas, dotándolos para el estudio, para lo bueno.

 

 

Más allá hay un Dios, que habrá de juzgar a los vivos y a los muertos, a Él nos encomendamos. Sigamos juntos luchando por la paz y la vida de la Patria, es decir, nuestra propia vida.

 

NADA MÁS CHAVISTA QUE LA CONSTITUYENTE


Elías Jaua Milano.

Por lo menos 52 mil candidatos y candidatas, inscritos, para integrar la Asamblea Nacional Constituyente son la respuesta popular más contundente a las “vanguardias iluminadas”, a la burguesía reaccionaria y a la pequeña burguesía que, enredada en su ideología liberal burguesa, intenta contraponer a Hugo Chávez con la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, en este año 2017.

Centremos en el debate las diferencias que resolveremos gracias a la Asamblea Nacional Constituyente

Cualquiera puede oponerse a la iniciativa constitucional tomada por el Presidente Nicolás Maduro porque crea que no es oportuna; crea que la vamos a perder; no comparta sus objetivos políticos o simplemente le tenga miedo al poder originario del pueblo y a su capacidad de mejorar, transformar y de cambiar todo lo que tiene que ser cambiado.

Sin embargo, no es ético que la dirigencia opositora y mucho menos que individualidades del Chavismo o que fueron chavistas, a los cuales respeto por ser o haber sido compañeros y compañeras en algún tramo de este largo camino revolucionario, intenten usar el legado del Comandante Chávez para oponerse a una propuesta que lo que busca es que el pueblo en ejercicio de su poder soberano despeje el horizonte de la Patria.

El poder originario recae en la voluntad del Pueblo, y es el Pueblo quien define el rumbo de nuestra Patria.

Hugo Chávez y la Revolución Bolivariana fueron los que trajeron las ideas de proceso, Poder y Asamblea Constituyente a este tiempo político. Así ha quedado expresado en innumerables documentos, tales como el Libro Azul, a principios de los años 90:

“Es decir, el pueblo como depositario concreto de la soberanía debe mantener su fuerza potencial lista para ser empleada en cualquier momento y en cualquier segmento del tejido político, para reparar daños a tiempo, para reforzar algún desajuste o para producir transformaciones que permitan el avance…”

En el documento del Movimiento V República (MVR) de diciembre de 1997, “Acerca del Proceso Constituyente”:

Vamos justos a la construcción de una sociedad justa y equitativa.

Vamos justos a la construcción de una sociedad justa y equitativa.

“El Poder Constituyente no desaparece al agotarse la etapa anterior (asamblearia), sino que se integra con el Poder Constituido mediante la inserción en el texto de la nueva Constitución de los mecanismos que permitan su reaparición en cualquier momento histórico”.

En las conclusiones del Encuentro Nacional Político Organizativo del MVR, en enero de 1999:

“Sin la Constituyente no hay garantía de éxito para el proyecto transformador. De aquí que sortear las dificultades, vencer los desafíos que el adversario erige frente al proceso Constituyente, requiere mantener al pueblo movilizado”.

En la propuesta de Reforma Constitucional, el 15 de agosto de 2007:

Sólo y sólo y sólo yo acepté ser candidato a la Presidencia de la República en 1998, porque veíamos una posibilidad de que, una posibilidad de que llegando al gobierno pudiéramos abrir las compuertas al poder constituyente originario, sin necesidad de volver a las armas, que era otra opción, que no quisiéramos nunca tomar, no quisiéramos nunca tomar de nuevo, pero no está en nuestras manos decretar los caminos de la historia”.

En el discurso del 15 de febrero de 2009, tras la victoria de la Enmienda Constitucional:

Las puertas del futuro que hemos abierto, porque eso es lo que hoy ha ocurrido fundamentalmente, hemos despejado el horizonte político nacional, hemos abierto los portones de unos nuevos horizontes, y esos nuevos horizontes necesitan verdaderamente instituciones que puedan abrazar el futuro, que puedan garantizar el futuro, las instituciones de la República, necesario es que terminemos de crearla, de refundarla, de cumplir el mandato del pueblo constituyente de 1999…

En todos estos documentos y discursos queda claro que la tesis constituyente del Comandante Chávez, es una defensa a ultranza del poder del pueblo, contrapuesta a las formalidades que el constitucionalismo liberal burgués impone, para limitar o congelar el accionar de la soberanía popular.

Por eso afirmamos que no hay nada más chavista que convocar a una Constituyente, no porque nos autoproclamemos exegetas, guardianes, del pensamiento de Chávez, como algunos y algunas si pretenden hacerlo, sino porque tuvimos el privilegio de compartir con él, el parto de sus ideas y porque además su pensamiento está escrito y testimoniado audiovisualmente. Así que los “Guardianes de la Religión” sobran en esta historia que hemos construido entre todos y todas.

No obstante, debemos reconocer la legítima inquietud que desde sectores del pueblo nos llegan ¿Por qué vamos a Constituyente? Vamos a Constituyente para ejercer nuestro Poder y reorganizar un Estado que ha sido impactado por la corrupción, la traición y la acción de las élites burguesas, generando impunidad, violencia política, odio social y falta de gobernabilidad sobre el mercado económico (bachaqueo, contrabando, especulación, privatización de facto, etc.). Vamos a Constituyente por más de lo que logramos en la Constitución Bolivariana de 1999, vamos por más poder para el pueblo a través de la inclusión en la nueva Constitución de las Comunas y Empresas Comunales, como parte del modelo de Economía Mixta que defendemos, así como del sistema de Misiones y Grandes Misiones Socialistas para preservarlas para siempre. Vamos a Constituyente para que nuestra juventud garantice y amplíe sus derechos hacia el porvenir.

Finalmente quiero insistir en esto, nosotros estamos convencidos de que la nueva Constitución debe ir a referéndum popular para su aprobación, pero decidirlo es una competencia de la Asamblea Nacional Constituyente, por eso debemos lograr una mayoría Chavista contundente para garantizar que así sea. Las élites siempre pactaron entre ellas las constituciones, la idea de que el texto Constitucional sea aprobado por el pueblo la trajo el chavismo en 1999 y por cierto la dirigencia opositora llamó a votar que No se aprobara.

En cuanto al referéndum previo para convocar a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), de manera expresa éste no fue incorporado por los y las constituyentes como consta el diario de debates del 9 de noviembre de 1999, porque ya estábamos creando la figura de la ANC en el nuevo texto constitucional, que por cierto fue aprobado en referéndum popular el 15 de diciembre de ese mismo año. Más claro no canta un gallo.

La Constitución Bolivariana es obra de los revolucionarios y revolucionarias, nosotros y nosotras la hicimos, la aprobamos, la hemos defendido durante 18 años en las calles, especialmente el 13 de Abril de 2002, y con los votos. Nuestro Comandante Chávez la sometió a revisión en 2007, en 2009 y nosotros y nosotras la vamos a proteger, mejorar y expandir hacia el futuro con el proceso popular Constituyente en marcha. Dios mediante, pueblo mediante así será.

TODO EL PODER PARA EL PUEBLO

Elías Jaua Milano.

Todavía hay entre propios y extraños quienes se preguntan, ¿para qué ir a una Constituyente? La repuesta estratégica es para que el pueblo recupere plenamente el poder. Tras la victoria de nuestro Comandante Chávez el 6 de diciembre de 1998, nosotros como pueblo comenzamos a recuperar el Poder Nacional, que las élites dominantes nos habían arrebatado y lo ejercían al servicio de centros de poderes extranjeros; el espacio privilegiado de ese proceso fue la Asamblea Nacional Constituyente de 1999 y su resultado la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

IMG_1605

Con Chávez comenzamos a recuperar como pueblo el Poder Nacional.

A partir de allí comenzamos a recuperar nuestros derechos económicos y sociales, las empresas nacionales, las tierras de los campesinos e indígenas, el ingreso nacional petrolero, nuestra Independencia en las relaciones internacionales y a ejercer la democracia participativa y protagónica mediante la interpelación a nuestros gobernantes, la realización de referéndums, el gobierno directo en barrios, pueblos y campos, a través de las Comunas y Consejos Comunales, y otras organizaciones de base del Poder Popular, y especialmente nuestros jóvenes pudieron desarrollar plenamente su personalidad en una sociedad, donde la represión cultural y del Estado comenzó a ceder ante el empuje libertario de un pueblo que ahora sí podía hacer, decir, crear, demandar, gobernar.

IMG_1618

Los jóvenes desarrollan su personalidad, siendo partícipes y protagónicos de este proceso.

Hoy tenemos que reconocer que ese acumulado de poder popular ha sido horadado por la corrupción, el burocratismo, el reformismo, el conservadurismo que ha cobrado  fuerza en el seno del proceso revolución, pero sobre todo está amenazado por la decisión de disputarnos el derecho a decidir nuestro modelo de sociedad, que han tomado las élites imperiales y sus aspirantes a procónsules en Venezuela.

IMG_1567

Vamos a Constituyente para que el pueblo recupere plenamente el poder.

En la actual etapa de esta larga disputa, han logrado quebrar la gobernabilidad sobre el mercado económico, colocaron al Parlamento Nacional al servicio del proyecto de restauración del poder de las élites y de la subordinación colonial, han logrado neutralizar a la Fiscalía General de la República para desarrollar con total impunidad una escalada de violencia armada que incluye el ataque a escuelas, centros de salud, saqueos a la propiedad privada, asesinatos, quema de personas vivas, utilización de niños para el ejercicio de la violencia, así como la promoción del odio social, racial e ideológico contra la población.

Sin duda que la paz de la República está en peligro y algunas instituciones del Estado se han colocado del lado de los que empujan la guerra, mientras amenazan e intentan chanteajear  al resto de los órganos del  Poder Público Nacional  y a nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), para que no cumplan con su deber de garantizar el derecho a vivir y a gobernar en paz que tenemos como pueblo.

IMG_1615

Los venezolanos y las venezolanas se volcaron a las calles en apoyo a la Constituyente.

La Patria está en peligro y solo como pueblo, en ejercicio de nuestro Poder Originario, podemos recomponer esta situación y recuperar un porvenir de estabilidad económica, política y social. Por eso vamos a Constituyente. Dios mediante así será.

IMG_1604

ASPIRANTE A PROCÓNSUL

Elías Jaua Milano.

En la Antigua Roma, el procónsul era un designado para gobernar con poderes delegados en una provincia, en nombre de la Metrópolis. Cuando observamos los últimos viajes y reuniones del Diputado Julio Borges a Washington, identificamos la aviesa intención de convertirse en el administrador de la Venezuela neo colonizada por el imperialismo Norteamericano.

Nunca antes en nuestra Patria, ni siquiera durante la era de Juan Vicente Gómez, una fuerza política había sido tan cipaya frente a un gobierno norteamericano. Mientras venezolanas y venezolanos son asesinados y asesinadas en medio de la violencia armada, ejecutada por Julio Borges, Henrique Capriles y Freddy Guevara, el primero de ellos sonríe con sus amos imperiales.

IMG_1921

En la gráfica, Julio Borges reunido con el Secretario General de la OEA, Luis Almagro.

Especialmente la última visita fue realmente vergonzosa, salió corriendo a pedir instrucciones sobre qué hacer con la iniciativa constitucional del Presidente Nicolás Maduro de convocar a la Asamblea Nacional Constituyente. Allá recibió la orden de presionar a diversos sectores para que se negaran a dialogar al respecto, pero lo más grave fue su reunión en la Casa Blanca con el Consejero Nacional de Seguridad General de la Presidencia de Estados Unidos de América, General H.R. McMaster, el pasado 5 de mayo de 2017, para estudiar escenarios de intervención directa o a través de un tercer país, ¿Colombia?, a la Patria de Bolívar, nuestra Patria.

IMG_1920

Vergonzosa visita a la Casa Blanca. Aquí Julio Borges sonriendo con H.R. McMaster. 

La historia no perdonará estos crímenes contra la Patria. El derecho a oponerse a un gobierno, no autoriza a nadie a buscar fuerzas extrajeras para arrebatar el poder político. Este suelo, esta historia sagrada que nos pertenece, la de ser los y las hijas de Bolívar y de los libertadores y libertadoras de este continente, nos obliga a encarar con dignidad nacional nuestras diferencia y problemas.

Los problemas de los venezolanos y las venezolanas debemos resolverlos nosotros mismos, y para ello nuestra Constitución de 1999 dejó abierta la puerta para que el pueblo en ejercicio de su poder originario pudiera activar su soberanía, para enrumbar la Patria mucho más allá de coyunturas difíciles.

Es la hora de los patriotas, de los y las que por encima de nuestras diferencias políticas e ideológicas sentimos el profundo orgullo de ser venezolanos, venezolanas, y estamos dispuestos a defender nuestra Independencia y el derecho a vivir en paz que tenemos como pueblo.

IMG_1926

Dispuestos a defender nuestra Independencia y el derecho a vivir en paz.

El héroe por la Independencia de Nicaragua, General de Pueblos Libres Augusto Sandino, definió como traidor a la Patria todo aquel que fuese a la Casa Blanca a pedir la intervención de su país. Cada hombre o mujer, que ame a nuestra Patria, juzgue la actuación de Julio Borges.

Borges debe saber que jamás aceptaremos un Procónsul en la Patria que nos dejó el Padre Bolívar. Con toda nuestra dignidad venezolanista, decimos con nuestro Libertador:  “Independencia o Nada”.

IMG_1923

¡Venceremos!

LA PATRIA CLAMA POR LA PAZ

Elías Jaua Milano.

Nada bueno puede esperar el pueblo venezolano del liderazgo opositor, que pretende ser gobierno a partir de la caotización del país y de la guerra fratricida. Su injustificable negación al diálogo, para retomar la hoja de ruta institucional y electoral que nos permita superar el conflicto político, aprobada en noviembre de 2016, es una demostración más de que han abandonado el camino de la democracia y de las elecciones.

La decisión de la dirigencia de la MUD de escalar hacia la violencia armada, enluta de nuevo a decenas de familias venezolanas y hace que la Patria toda llore a sus hijos e hijas, la mayoría jóvenes. Nada justifica una indolente estrategia política de acumulación de compatriotas asesinados, cualquiera sea su posición.

IMG_1841

La inmensa mayoría de la población rechaza la violencia y demanda una solución política.

Atendiendo la opinión de la inmensa mayoría de la población, que rechaza la violencia y demanda una solución política al conflicto, el Presidente Nicolás Maduro ha tomado la iniciativa constitucional, de acuerdo al artículo 348 de la Carta Magna, de convocar al Poder Originario, el pueblo, a postular sus candidatos y candidatas para ser electos y electas de manera universal, directa y secreta como miembros de la Asamblea Nacional Constituyente, ya prevista en el artículo 347 de nuestra Constitución Bolivariana.

Es un sublime esfuerzo para convocar a los más amplios sectores de la vida nacional y encontrar un espacio para el diálogo político, la democracia y la paz que nos vacune contra la estrategia de odio, violencia y muerte ejecutada por la MUD, cumpliendo de manera cipaya las órdenes de los halcones del Pentágono.

IMG_1842

La iniciativa constitucional, es un sublime esfuerzo para el diálogo, la paz y la democracia.

La inmensa mayoría de los asesinados, en estos últimos 40 días, lo han sido por francotiradores,  pistoleros con armas de fabricación casera y explosivos al servicio de los grupos violentos. Alguien tiene que reflexionar, alguien tiene que rectificar en esa dirigencia opositora para frenar la muerte y hacer florecer la paz, y con ello la vida. Alguien tiene que asumir la responsabilidad del dolor causado a los familiares de las víctimas y a la Patria toda. Alguien tiene que, por fin algún día, pedir perdón.

El Gobierno Bolivariano ha asumido siempre su responsabilidad cuando un funcionario policial o militar ha cometido excesos en el cumplimiento de sus funciones, ocasionando lesionados o víctimas fatales, casos excepcionales por cierto. En cada caso se ha privado de libertad a los funcionarios responsables y se han puesto a la orden de la Fiscalía General de la República, todos están siendo procesados, muchos ya tienen sentencias de hasta 30 años.

Como humanistas y revolucionarios que somos, jamás permitiremos la impunidad en la comisión de delitos contra los derechos humanos, pero de igual manera tenemos que reconocer a la inmensa mayoría de Guardias y Policías Nacionales, que tienen más de un mes defendiendo el derecho a vivir en paz que tiene la familia venezolana y que lo han hecho apegados a los principios internacionales y constitucionales de uso proporcional y diferenciado de los medios, para garantizar el orden público, aún en medio de las más insólitas agresiones verbales y físicas, incluyendo disparos con armas de fuego, intentos de linchamientos y  de quemarlos vivos. Esa es la verdad para la historia.

IMG_1839

Con este mensaje las y los venezolanos rechazan el asedio y los ataques a instituciones educativas, provocados por la oposición violenta.

El Presidente Nicolás Maduro es un líder responsable, cuando insiste en el diálogo con la oposición y busca una salida constitucional democrática como la Asamblea Nacional Constituyente, colocando su mandato a la orden de nuestro pueblo, para darle un chance a la paz y a la vida. El pueblo ha tomado como válida esa convocatoria y ya en campos, liceos, universidades, barrios, calles, comunas y fábricas se oye una consigna: “Hablando se entiende la gente, vamos a Constituyente”.

IMG_1843

“Hablando se entiende la gente, vamos a Constituyente”.

Hoy en el Día de las Madres, nuestro compromiso con ellas es perseverar en el camino para un reconocimiento mutuo entre los factores políticos que preserve el derecho a vivir en paz de sus hijos e hijas, los hijos e hijas de la Patria. Dios mediante, así será.

CONSTITUYENTE


Elías Jaua Milano.

Ante la decisión de una parte de la oposición venezolana de abandonar el espacio de la política democrática, escogiendo el camino de la violencia y de la intervención extranjera, el Presidente Nicolás Maduro tomó la iniciativa constitucional de convocar a una nueva etapa Asamblearia del proceso constituyente convocado por nuestro Comandante Chávez, desde 1999, como la opción que posibilita una vía electoral en todos los órdenes y que resuelve el problema de la injustificable negación de la oposición a dialogar con el gobierno legítimo y legal de la República.

El objetivo es lograr un nuevo desencadenante histórico, como el ocurrido en 1998, cuando elegimos a nuestro Comandante Chávez, que le permita a nuestro pueblo seguir el rumbo pacífico de las trasformaciones profundas que necesita nuestra sociedad, dejando de lado las amenazas de golpe de Estado, guerra civil o intervención extranjera.

WhatsApp Image 2017-05-06 at 8.34.55 PM

El Presidente tomó la iniciativa constitucional de convocar a una nueva etapa Asamblearia.

La sola convocatoria del Presidente Maduro ha ocupado la agenda política nacional, aislando cada día más a los violentos. En el fragor del debate han surgido las primeras interrogantes, que intentaré responder en este artículo:

1. ¿Qué es el Poder Constituyente?

El primer pensador que le da cuerpo teórico a la noción de poder constituyente, es el francés Emmanuel Sieyes, quien en 1788 en el marco de la pre revolución francesa postula que la Nación, entendida como voluntad común, es depositaria de un poder originario a partir del cual se constituyen los poderes del Estado, por eso lo llama Poder Constituyente.

2. ¿Qué es la Asamblea Nacional Constituyente?

Es el espacio jurídico donde los representantes elegidos por el poder constituyente, se encuentran para acordar la convivencia social y la normativa jurídica que la rige, la Constitución.

3. ¿Existe la figura en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela?

Nuestra Constitución Bolivariana, resultante de un proceso constituyente liderizado por el Comandante Hugo Chávez, reconoce en su artículo 347 que existe un poder originario.

4. ¿Cuáles son sus funciones?

Transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución.

5. ¿Por qué se convoca en este momento?

Para promover un gran diálogo nacional que frene la escalada de violencia promovida por la dirigencia opositora, que preserve la Independencia y la paz de la República y deje sentadas las bases constitucionales de un modelo social, donde podamos vivir todos y todas con reconocimiento mutuo, igualdad, justicia, paz y dignidad.

f38a131b-2b04-47e7-bb2e-ce6f7ae935ab

La sola convocatoria del Presidente Maduro ha ocupado la agenda política nacional, aislando a los violentos.

6. ¿Puede el Presidente de la República convocar a la Asamblea Nacional Constituyente?

El artículo 348, de nuestra Constitución de 1999, establece que el Presidente de la República, la Asamblea Nacional, los Cabildos Municipales o los ciudadanos y las ciudadanas pueden tomar iniciativa de convocarla. En este caso, el Presidente Nicolás Maduro ha tomado la iniciativa.

7. ¿Cómo se elige a sus miembros?

Por voto universal, secreto y directo.

8. ¿Por qué el Presidente Maduro propone que haya dos ámbitos de elección, territorial y sectorial?

Dado que nuestra Constitución Bolivariana de 1999 reconoce el carácter multiétnico y pluricultural de nuestra sociedad, y establece el papel participativo y protagónico que deben tener los sectores sociales, en el ejercicio de la democracia, se considera pertinente la elección por sectores, además de la elección territorial.
Es por ello que el Presidente ha planteado que los principales sectores sociales deben escoger sus constituyentes de manera específica y también en el ámbito territorial. Todos y todas vamos a votar.

8d0dd83e-bad5-4da0-a109-025a39caba25

Los principales sectores sociales deben escoger sus constituyentes.

9. ¿Bajo qué criterio se escogen los sectores?

Considerando que existan registros institucionales, históricos, confiables y verificables que garanticen el principio de universalidad del respectivo sector.

10. ¿Cómo se postulan los candidatos?

En los dos ámbitos se hará por iniciativa propia, con el aval de un número de firmas ciudadanas que fijará el Poder Electoral.

11. ¿La dualidad del voto es discriminatoria?

No, porque priva el principio de que cada persona tiene tantos votos como cargos haya para elegir en su circuito. Tal como ocurre en los circuitos plurinominales y en los circuitos indígenas.

12. ¿Pueden seguir funcionando los poderes públicos constituidos una vez entre en funcionamiento la Asamblea Nacional Constituyente?

Pueden, pero en forma alguna podrá oponerse a las decisiones de la Asamblea Nacional Constituyente, tal como lo expresa el artículo 349 de nuestra Constitución de 1999.

13. ¿La Asamblea Nacional Constituyente redacta una nueva Constitución?

Sí, profundizando y ampliando las bases doctrinarias de Independencia, Soberanía, Democracia Participativa y Protagónica, pluriculturalidad, economía mixta e igualdad social, consagradas en nuestra Constitución Bolivariana.

c4f15552-fba0-4c32-97f3-0d8973c561b2

Vamos a Constituyente por la paz y el futuro de nuestra juventud.

14. ¿Qué se debatirá en la Asamblea Nacional Constituyente?

La Asamblea Nacional Constituyente fijará su agenda de discusión en base a las prioridades nacionales. Sin embargo, el Presidente como convocante, ha propuesto nueve líneas programáticas para el debate constituyente: La paz como necesidad, derecho y anhelo de la Nación; El perfeccionamiento del sistema económico nacional hacia la Venezuela Potencia; Constitucionalizar las Misiones y Grandes Misiones Socialistas; La ampliación de las competencias del Sistema de Justicia, para erradicar la impunidad de los delitos; Constitucionalización de la nuevas formas de la Democracia Participativa y Protagónica; La defensa de la Soberanía y la Integridad de la Nación y protección contra el intervencionismo extranjero; Reivindicación del carácter pluricultural de la Patria; La garantía del futuro, nuestra juventud, mediante la inclusión de un capítulo constitucional para consagrar los derechos de la juventud y la preservación de la vida en el planeta.

En la más pura tradición bolivariana de convocar a la soberanía popular, para despejar el horizonte de la Patria, vamos a la Constituyente por la paz y el futuro de nuestra juventud. Que Dios y el pueblo nos acompañen.