EL BALANCE

Elías Jaua Milano

Ha culminado la primera etapa del proceso de consulta y elecciones por la base, para escoger a los candidatos y candidatas del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), de cara a las elecciones regionales del 21 de noviembre de 2021. Más allá de las imperfecciones del método, siempre será posible mejorarlo; y de las distorsiones en las que incurren ciertos niveles de la dirigencia, cuyo origen principal es la falta de formación y conciencia revolucionaria, quiero reivindicar la importancia de que se haya restituido el derecho de la militancia a opinar, a decir, a valorar a sus dirigentes, a escoger. 

Esa es la primera gran victoria, el primer gran logro, que no debemos volver a perder. La democracia por la base. Que las molestias que hoy puede tener parte de la militancia, por algunas irregularidades y atropellos cometidos en algunas regiones o porque sus postulados o postuladas,  como lo establecía el reglamento, no  hayan sido autorizados a participar en las primarias abiertas del 8 de agosto de 2021, no nos lleve a renunciar al ejercicio de la democracia directa, por el contario, debemos seguir luchando porque los próximos procesos sean mejores.

Como balance positivo del pasado 27 de junio de este año 2021, quiero destacar:

  1. La reactivación en la política interna, de una importante cantidad de chavistas que por distintas razones estaban alejados y alejadas.
  2. La fuerza que tienen la participación y los auténticos liderazgos para superar las desviaciones del clientelismo y la coacción y producir transformaciones positivas.
  3. La voluntad mayoritaria y clara de nuestra militancia a favor de una manera distinta de hacer política, de nuevos métodos políticos que incluyan, que unifiquen, que acompañen, que faciliten los procesos.
  4. La voluntad y el coraje de la militancia de renovar o de relegitimar a los verdaderos liderazgos, y esto no tiene que ver con edades, ni con género, sino con la coherencia política, la voluntad de hacer, la humildad y el respeto a la dignidad humana que demuestre un hombre, una mujer o un o una joven que aspire a gobernar.
  5. La reafirmación de los principios y fundamentos programáticos del Chavismo y del sentimiento de reconocimiento y amor profundo de los más humildes por Hugo Chávez, por su pensamiento, por su obra, por su legado.
  6. La evidencia de que el Chavismo tiene su más importante reserva ética política en los más humildes, en los que como decía Carlos Marx, “No tienen nada que perder y un mundo que ganar”.
  7. La oportunidad que tenemos el próximo 8 de agosto de este 2021, de escoger a los candidatos y a las candidatas entre varios liderazgos, en paridad de género, entre hombres y mujeres. ¡No renunciemos al derecho a elegir!

Que nadie se desaliente. Los procesos políticos son a veces lentos y complejos. Las consecuencias de los hechos políticos a veces no se observan en lo inmediato. Son semillas que se siembran y germinan en el tiempo que les corresponde. Sigamos caminando, sigamos luchando por el camino de Chávez: El camino de la Independencia Nacional, el camino de la soberanía económica y petrolera, el camino de la igualdad de derechos sociales y económicos para todos y todas, el camino de la democracia participativa y protagónica, el camino de las más amplias libertades para el pueblo, el camino del estudio y de una cultura de trabajo productivo, el camino de la protección del Estado al pueblo trabajador, el camino de la ética política, el camino de un profundo amor por nuestra Patria; Venezuela, el camino cristiano de una decidida opción por el pueblo humilde y trabajador ¡Ese es el camino de Chávez! 

¡Vamos caminando!

Elías Jaua Milano

Un abrazo bolivariano y chavista,

Compatriotas, militantes del PSUV de todo el país, el pasado domingo 27 de junio de este año 2021, Uds. expresaron una voluntad nítida y contundente a favor de una manera distinta de hacer política, de métodos políticos que incluyan, que reconozcan el protagonismo popular, que respeten la dignidad humana, que conecten con los problemas, con las luchas, con las esperanzas del pueblo.

De manera especial, quiero agradecer a los y las militantes del estado Miranda que irrumpieron de manera victoriosa postulando mi nombre para la Gobernación. Igualmente, a todos los y las que en distintas partes del país también me postularon. Mil gracias por el cariño, por la valentía, por la dignidad y por la valoración de que puedo serle útil al pueblo en este momento complejo de la historia.

Como lo conocíamos y aceptamos, el reglamento que rige el proceso interno establecía que la Dirección Nacional del PSUV autorizaría o no a los postulados y a las postuladas a participar en la segunda etapa, las primarias abiertas del 8 de agosto de 2021. En mi caso no fui autorizado, en base a un análisis de la coyuntura política. Decisión que yo acato.

Siempre estaré en la disposición de trabajar por la unidad programática del Chavismo, cuyos fundamentos políticos ideológicos son la Independencia Nacional, la soberanía económica y petrolera, el papel del Estado en la economía, la igualdad social postulada y practicada, el bien común, la ética y la democracia participativa y protagónica. Valores y principios éstos sobre los cuales nos convocó a unirnos el Comandante Chávez, en la última década del Siglo XX.

Compatriotas, como dice la letra de la canción de la agrupación Calle 13, “Vamos caminando, aquí se respira lucha”. Todo tiene su tiempo. Vamos por el camino de Chávez a seguir despejando el horizonte hacia un buen porvenir para Venezuela. ¡Hasta la victoria siempre!

Hoy es Carabobo

Elías Jaua Milano

Como hace 200 años, hoy Venezuela tiene que luchar por su autodeterminación nacional. Como hace 200 años, el pueblo venezolano tiene que pagar un alto costo humano, social y económico por preservar su Independencia. Como hace 200 años, nos toca enfrentar una agresión extranjera que pretendió imponernos un gobierno que nosotros no habíamos elegido y una vez más la hemos derrotado.

Llegamos a los 200 años de la Batalla de Carabobo, la batalla decisiva por nuestra Independencia, con la frente en alto porque no nos hemos dejado imponer un gobierno que no ha emanado de la soberanía popular, soberanía ganada en aquella Batalla. Como hace 200 años, hoy estamos llenos de dolores y cicatrices.

200 años después, no podemos conformarnos solo con ser independientes, tenemos que lograr que la Independencia sea el bien que nos abra las puertas a los demás bienes, como lo soñó Bolívar y no pudo o no lo dejaron concretarlo. La soberanía económica, la igualdad social, la democracia participativa y protagónica y una nueva ética nacional sustentada en el trabajo y el estudio deben ser el saldo final de esta dolorosa confrontación que nos ha tocado librar a los bolivarianos y bolivarianas en este siglo XXI.

En este tiempo, como lo clamaba el Comandante Chávez, la Independencia tiene que servir a todos los venezolanos y venezolanas, tiene que permitir la construcción de una sociedad donde podamos vivir con igualdad, justicia y dignidad. Ese es nuestro mayor desafío, lograr una Patria para todos y todas, donde cada familia se sienta cobijada bajo nuestra bandera tricolor, la misma que ondeó victoriosa en las sabanas de Carabobo hace 200 años.

La victoria de Carabobo es el resultado del reconocimiento al liderazgo del Libertador Simón Bolívar y del entusiasmo por un  proyecto nacional, el de Angostura, que prometía libertad y derechos a los esclavizados, a los indios, a los peones del llano, por eso pelearon en Carabobo.

Carabobo es la consecuencia de un cumulo de experiencias,  de una década de victorias y derrotas que forjó una identidad nacional. En Carabobo no se dirime un conflicto entre élites, como fue al inicio de la guerra de Independencia, Carabobo es una llamarada popular que encendió la sabana. Por eso ganamos.  En nuestras manos está que la llamarada popular no se apague de nuevo, como se apagó en 1830 con el parricidio a Bolívar.  Que la llamarada se avive e ilumine el camino rumbo al 2030, año de la consolidación del proyecto bolivariano. Venezuela se consolidara como una Nación independiente, prospera, democrática, igualitaria. Dios mediante así será, pueblo mediante así será.

Antídotos

Elías Jaua Milano

Que nadie se asuste ni amilane frente a las prácticas venenosas que aparecen en los procesos internos de los partidos. Algunos antídotos recomendados:

  1. Liderazgo popular contra el ventajismo burocrático.
  2. Dignidad contra el clientelismo.
  3. Conciencia contra la manipulación.
  4. Coraje contra el chantaje.
  5. Vuelo de águila frente a las bajezas humanas.
  6. Participación y postulaciones masivas contra el miedo.
  7. Chávez y más Chávez frente al pesimismo.

Como cantaba Alí Primera “Si le quitas el veneno al cascabel, aunque suene las maracas deja de ser cascabel….”.  El 27 de junio de 2021 es la hora del pueblo chavista, de los campesinos y campesinas, de los trabajadores y trabajadoras, de los comuneros y comuneras, de los pescadores y pescadoras, de los educadores y educadoras, de los comunicadores y comunicadoras populares, de los misioneros y misioneras, de los milicianos y milicianas, de los y las jóvenes del barrio, de los y las estudiantes contestatarios, de los y las deportistas, de los cultores y cultoras, de las madres cocineras; en fin, de toda la militancia bonita que está allí dando la cara donde el pueblo sufre, lucha, construye y sueña.      

Seguimos cantando con Alí “jala jala que la soga se revienta…ayayay se revienta….” Recuerdo a Chávez en un acto de campaña por la Constituyente de 1999, cuando oyó sonar esta canción y me dijo “Elías vamos hacer que esa soga se reviente a favor del pueblo”. Con el Comandante decimos Dios mediante, pueblo mediante, así será.

¡Un abrazo en a los padres en su día, y también a las madres que son padres a la vez! Mil bendiciones.

PARA EL PUEBLO LO QUE ES DEL PUEBLO

Elías Jaua Milano

La Dirección Nacional de nuestro Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ha convocado al proceso de selección de nuestras candidaturas para las elecciones a Gobernaciones, Alcaldías, Consejos Legislativos y Concejos Municipales del 21 de noviembre de este año 2021. Se responde así a una sentida demanda de las bases del chavismo. El compañero Presidente Nicolás Maduro tomó la audaz iniciativa de activar los mecanismos más democráticos de la historia política de nuestra organización, en tanto que éstos preservan el secreto en todas las etapas y conducen a una elección directa secreta y universal de los candidatos y candidatas del PSUV.

El pueblo tiene en sus manos lo que le pertenece, el derecho a elegir y a ser elegido o elegida. Esta acertada decisión favorece  la repolitización en tanto que desde ya reanimó el entusiasmo de los y las militantes por la vida política interna, motivándose a la participación; remoraliza porque devuelve la confianza en que si son posibles las transformaciones revolucionarias dentro del proyecto Socialista y reunifica en tanto que todos y todas nos sentimos convocados y convocadas a participar en la superación de los grandes desafíos que tiene por delante la Revolución Bolivariana.

Según lo establecido en el reglamento aprobado para esta consulta y elección, el proceso transcurrirá de la siguiente manera: El 27 de junio de 2021, a partir de las 8 am los y las militantes en la asamblea de su Unidad de Batalla Bolívar Chávez podrán postular y apoyar postulaciones, TODOS Y TODAS los y las inscritos e inscritas en el Registro Electoral del centro de votación, ubicado el ámbito de su respectiva UBCH, debidamente carnetizados en el Partido pueden postular y apoyar postulaciones. Es decir, si en un centro electoral hay mil electores y 800 son votos chavistas y están carnetizados en el PSUV, esos 800 pueden participar en la asamblea y ejercer el derecho a postular y a ser postulado.

Las postulaciones y los respectivos apoyos se harán por escrito, de manera personal y secreta, en papeletas que serán depositadas en 2 cajas, una para las postulaciones de mujeres y otra para la de los hombres. ESTÁ PROHIBIDO TOMAR FOTOS a las papeletas, es una falta grave según lo establecido en el reglamento. Los postulados y postuladas se anotarán en orden alfabético en una pizarra, se procederá al conteo y se anotaran los resultados para cada quien. Se levanta el acta y se envía a la Comisión Nacional Electoral. Los y las presentes pueden tomar fotos de los resultados plasmados en la pizarra.

Estos resultados serán evaluados por la Comisión Nacional Electoral,  tomando en cuenta el número de postulaciones, la calidad revolucionaria y la eficacia política de cada postulado y postulada.  Tras la evaluación se presentara un informe al Presidente Nicolás Maduro, quién autorizara las candidaturas que participarán en la elección directa, secreta y con participación universal de los inscritos y las inscritas en el Registro Electoral Permanente del Consejo Nacional Electoral (CNE). Son  las llamadas primarias abiertas, donde se elegirán nuestros candidatos y nuestras candidatas a todos los cargos a elegir en la mega elección regional del 21 de noviembre de 2021. Para más detalles del proceso, te invito a consultar el reglamento en la página http://www.psuv.org.ve

Compatriotas, convirtamos este proceso interno en una hermosa jornada de reunificación en torno a nuestros valores revolucionarios,  patrióticos  y a los principios éticos y programáticos sobre los cuales nos convocó nuestro Comandante Chávez para protagonizar una revolución en Venezuela.

Que las desviaciones del clientelismo y el “entubamiento” mediante el chantaje y el miedo, que se presenten, sean encandiladas por la brillante luz de una inmensa y hermosa movilización de los y las chavistas que quieren legitimar de manera transparente a sus auténticos liderazgos. Postulemos sin miedo, postulemos con profunda conciencia y fe en que un buen porvenir para nuestro pueblo es posible.

Compatriotas, que las internas no nos desvíen del centro de nuestra lucha por la Independencia y la paz nacional y por restituir el derecho del pueblo a vivir con normalidad. Solo así  la población vera en nosotros y nosotras  sincera preocupación por sus problemas más sentidos.  Necesitamos  convencer al pueblo de que la participación electoral  es el camino para recuperar la estabilidad política y con ésta contribuir al cese de las injustas sanciones extranjeras contra Venezuela, pudiendo así reconstruir la economía, condición necesaria para que la tranquilidad retorne a  la vida de la familia venezolana.

¡Vamos pues, a la sana confrontación democrática de ideas y liderazgos, con participación y protagonismo popular! ¡Por el camino de Chávez! Con Bolívar decimos ¡Mañana seremos invictos de nuevo,  como en Carabobo hace 200 años! ¡El pueblo vencerá!

RESURRECCIÓN

Elías Jaua Milano

Es la Pascua de Resurrección de 2021, estamos en la segunda oleada de la pandemia de COVID 19  que afecta a la humanidad desde hace un año. Ya no son cifras, son nombres de seres queridos, de conocidos. Es la abuela Roselia, son los camaradas de sueños y luchas compartidas: Fabio, Filinto, Moisés, Manuel entre decenas de compatriotas que no pudieron superar los efectos del contagio en estos últimos días.  Son las abuelas, abuelos, madres, padres, hermanos, hermanas de tantos. Que Dios dé reposo a su alma.

Todos los días, cuando abres la mensajería del teléfono te encuentras: “Pana me contagié”. Pero son más las buenas nuevas de los y las que nos recuperamos y podemos dar gracias a Dios por estar vivos: “ya salí de esto”.

Gracias también damos a los médicos, médicas, enfermeras, enfermeros  y personal de salud del sector público y privado que nos asisten. Los he visto en primera línea, intuía su cansancio tras la vestimenta de bioseguridad, las y los escuché hablarme con propiedad y seriedad de la pandemia, les oí quebrada la voz por no poder hacer más para salvar vidas. Muchas gracias, mil gracias. Mil bendiciones, Uds. están haciendo lo que humana y profesionalmente pueden.

También es necesario reconocer el esfuerzo denodado, sincero y humanista que el gobierno nacional, desde el Presidente de la República, la Vicepresidenta, el Ministro de Salud hasta el último escalafón de los servidores públicos y servidoras públicas del área de la salud y de la seguridad están haciendo para prevenir, contener y atender esta emergencia sanitaria que ha desbordado todos los sistemas de salud a nivel mundial.

Vaya mi pesar compartido a todos y todas los que hoy tienen una ausencia en el seno de su familia, vaya mi aliento a los y las convalecientes, para Uds. mi mejor consejo es que no se dejen tomar por el miedo. Que la música, la buena lectura, la meditación, la oración y la ternura de la solidaridad familiar sean su mejor escudo contra el pánico que genera el saberse contagiado. Frente en alto, pecho afuera, como nos decía el Comandante Chávez, para vencer en esta lucha por la vida.     

Es tiempo de levantarse, es tiempo de pararnos de nuevo ante la tristeza y la muerte, parafraseando a Argimiro Gabaldón, es tiempo de enarbolar la alegría y las  ganas de vivir como la mejor forma de superar este trance que atraviesa la humanidad.

Hoy celebramos al Cristo vivo, el que se levantó de nuevo venciendo a la muerte. Abril, mi hija de 8 años, nos dijo tras el fallecimiento de su abuela Ro, la abuela materna: “yo no estoy triste, porque sé que Dios va a resucitar a mi abuela como resucitó a su hijo”. Hoy más que nunca, creo con ella en la promesa de la vida eterna.

Mientras tanto sigamos luchando para que la Tierra sea un paraíso donde podamos vivir todos y todas con igualdad, justicia, dignidad y salud. Entre tristezas y alegrías, vaya nuestro abrazo cristiano de Pascua de Resurrección, compatriotas. ¡La vida vencerá!  

SALUTACIÓN AL IV CONGRESO DEL PSUV

Elías Jaua Milano

Vaya mi saludo afectuoso y de respeto a todos los delegados y delegadas que asisten a la plenaria extraordinaria del IV Congreso de nuestro Partido Socialista Unido de Venezuela; en el marco de los homenajes del pueblo a nuestro Comandante Chávez, al cumplirse 8 años de su partida física. Lamento no poder cumplir con mi deber de asistir a esta plenaria, debido a que aún me encuentro en proceso de recuperación bajo el sistema de salud pública, tras sufrir contagio de Covid 19.

Compatriotas, hoy como ayer Chávez y su sacrificio nos obligan a perseverar por el camino revolucionario de la Independencia, de la democracia popular, de la igualdad social, de la ética política, de la opción cristiana y socialista por los humildes, de la construcción de una sociedad donde los derechos del pueblo trabajador se antepongan a los del capital; de una sociedad auténticamente humana, una sociedad socialista.

Camaradas, hago votos porque sus deliberaciones abran las puertas para el debate de las ideas, para la reunificación de las fuerzas revolucionarias, a partir de un tratamiento democrático y respetuoso de las diferencias que tengamos, reafirmando los principios programáticos que nos unieron, en torno al liderazgo de nuestro Comandante Chávez, a finales del siglo XX, a saber: La Independencia, entendida como ejercicio de la soberanía política, de la soberanía territorial, de la soberanía económica. De la soberanía sobre nuestros activos y nuestros recursos energéticos y naturales en general; la Igualdad Social mediante la garantía de una distribución equitativa de los ingresos nacionales, que permita el goce y disfrute de los derechos económicos y sociales para todo el pueblo; La Democracia Participativa y Protagónica como medio para el ejercicio real del poder del pueblo en los asuntos públicos; El papel regulador del Estado como vacuna contra el neoliberalismo; La Ética Política revolucionaria, que debe obligarnos a no robar, a no mentir, a no traicionar a la clase a la que pertenecemos, la clase trabajadora.

Todos estos fundamentos programáticos constituyen, desde nuestro punto de vista, la estrategia para una defensa integral de la Patria frente a la criminal agresión imperialista; primer punto sobre el cual hemos sido convocados a debatir, y que además conforman la raíz del Proyecto Bolivariano que Hugo Chávez trajo al Siglo XXI.

Igualmente, se nos convoca a deliberar para perfeccionar los mecanismos para la movilización electoral. Esto es fundamental para incrementar los niveles de participación electoral, como garantía de una vigorosa democracia popular. No podemos resignarnos a ganar con altos niveles de abstención, ésta no es una buena señal hacia el porvenir. Necesario es construir victorias llenas de pueblo como garantía del camino democrático, pacífico y electoral de la revolución.

Necesitamos un pueblo que le dé vida -con su participación entusiasta- al sistema político plasmado en nuestra Constitución Bolivariana de 1999. Es necesario entender que esto no solo se logra con cálculos matemáticos y decisiones administrativas y logísticas. Se requiere fundamentalmente mística política; atención humana a los problemas más urgentes del pueblo; sufrir, soñar y luchar allí donde el pueblo sufre, sueña y lucha; potenciar los liderazgos naturales que la gente aprecia porque se reconoce en ellos y ellas.

En tal sentido, el tercer tema en discusión, las candidaturas a gobernaciones, consejos legislativos, alcaldías y concejos municipales, requieren especial atención. Si queremos a nuestras bases con mayor motivación, de cara a esta nueva batalla electoral, debemos escucharlas, consultarlas de alguna manera, respetando siempre las competencias del Presidente del partido de acuerdo a los estatutos vigentes, sobre su voluntad de relegitimar los actuales liderazgos regionales y locales, a los cuales hay que reconocerles el gran esfuerzo de gobernar en medio de la tormenta, o de relevarlos por otros compañeros u otras compañeras que se consideren pueden ser motivadores o motivadoras de  una significativa participación popular en las elecciones.

Camaradas, han sido años duros para nuestro pueblo, nos toca hacer política en medio de una grosera agresión imperialista, que ha caotizado la economía y la vida social y política de nuestra Nación. Bajo el liderazgo del compañero Presidente Nicolás Maduro, hemos logrado preservar la Independencia política y la paz de Venezuela, vaya nuestro reconocimiento a su esfuerzo y ratifiquemos nuestro apoyo a su condición de Presidente Constitucional de la República y de jefe del Partido Socialista Unido de Venezuela.

El costo de la confrontación ha sido alto para nuestro pueblo, es por esto que nuestro accionar debe tener como prioridad la familia venezolana, sus necesidades materiales, pero también sus expectativas políticas ideológicas y su anhelo de vivir con tranquilidad. El pueblo debe ser el objeto primordial de nuestros desvelos.

Esta revolución nació de los trabajadores y trabajadoras, de los soldados, de los educadores y educadoras, de los y las estudiantes, de los y las jóvenes, de los campesinos y campesinas, de los y las indígenas, de los comuneros y comuneras, de los productores y productoras nacionales, de los emprendedores y emprendedoras; en fin, de los y las que sienten “hasta en las vísceras” esta Patria nuestra. Honremos nuestro compromiso con ese pueblo. Solamente por el camino de Chávez, lo lograremos.

Éxito en sus deliberaciones, compatriotas. Un abrazo bolivariano, chavista y socialista.

¡Honor y Gloria a Hugo Chávez, su pensamiento y obra!

¡Chávez vive, la Patria sigue!

¡Gloria al bravo pueblo de Venezuela!

¡Hasta la victoria siempre!

Caracas, 5 de marzo de 2021.

LA TERCERA DÉCADA

Elías Jaua Milano

Termina el mes de enero del año 2021. Transcurrió el primer mes, del primer año de la tercera década del siglo XXI.  Tomo como inicio de la década el año uno,  de acuerdo a lo establecido en el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE). No obstante, los invito a profundizar en la interesante e histórica polémica filosófica y matemática acerca de si las décadas se cuentan a partir del año 0, o del año 1.

Está tercera década inicia en medio de la pandemia más extendida que ha afectado a la humanidad en 100 años;  en un contexto de graves contradicciones en el seno de los factores que dominan la economía mundial; de una profunda recesión económica;  de un dantesco incremento de la pobreza, de la miseria y con ello de la explotación y el abuso contra los seres humanos, especialmente a mujeres, niñas, niños y jóvenes; de una creciente e indetenible afectación negativa a los bienes que la naturaleza nos provee para la existencia humana;  de amenazas de conflictos bélicos importantes en la mayoría de las regiones del mundo;  del desmantelamiento y/o desconocimiento del orden jurídico internacional;  de saltos vertiginosos en las tecnologías de inteligencia artificial que darán una nueva dimensión al mundo de la educación y del trabajo; de un preocupante desarrollo de liderazgos y de modelos de gobierno autoritarios, supremacistas y de control político-militar.

Con la letra del cantor Alí Primera digo: “Pero a pesar de este cuadro, no me gana el pesimismo”. Soy optimista porque apuesto a la conciencia ganada en la primera década de este siglo XXI de que otro mundo no solo es necesario, sino que también es posible.

En los primeros 10 años de esta centuria que transcurre se logró un mundo geopolíticamente más equilibrado como garantía de la paz mundial;  se avanzó en la conciencia de los derechos humanos, especialmente de los derechos de las mujeres, las niñas, los niños y jóvenes; se diagnosticó y se establecieron políticas para desacelerar el impacto negativo que estamos ocasionando a la naturaleza a la cual pertenecemos; en nuestra América Latina ocurrieron procesos populares  democratizadores, se desarrollaron políticas efectivas contra el hambre y la pobreza,  se avanzó en procesos integracionistas de cooperación con beneficios mutuos entre las naciones.

Hay una semilla sembrada que se abrirá paso y germinará de manera fructífera para la humanidad. Hoy más que nunca desde la  izquierda democrática, popular y revolucionaria tenemos que acompañar a nuestros pueblos en la germinación de ese nuevo florecer de la humanidad.

Las tareas de este tiempo, para quienes creemos en la democracia socialista,  tienen que estar orientadas a la preservación de la Independencia, la autodeterminación y la soberanía económica  de las naciones pero con visión integracionista;  a luchar por el ejercicio real de la democracia participativa; por la dignificación y valoración justa del trabajo y la producción masiva de bienes esenciales para los seres humanos;   a impulsar y democratizar procesos de  innovación en educación, ciencia y tecnología para que no se siga ampliando la brecha tecnológica;  a generar conciencia del uso necesario y equilibrado de los bienes naturales;  a no claudicar en la defensa del reconocimiento  de los derechos sociales y culturales en general y de manera especial del derecho a la igualdad en la diversidad;  a seguir perseverando en la lucha por una vida libre de cualquier forma de violencia y en la construcción de una sociedad con libertad, igualdad, justicia y dignidad. 

Convirtamos esta tercera década en la década ganada de manera irreversible a favor de la causa humana. En eso creo firmemente, por eso seguimos luchando. Despejando el horizonte, rumbo al 2030. ¡Tenemos una década que ganar!                 

PARTE DEL 20 DE ENERO DE 2021

Elías Jaua Milano

“¡Estás despedido!”

Hoy termina la administración Trump.  Donald sale de la Casa Blanca, con muchas penas y sin ninguna gloria. Nicolás Maduro sigue ejerciendo la Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela, como resultado del voto universal, directo y secreto, previsto en la Constitución, ejercido  por los electores y electoras que participamos en las elecciones del año 2018. Juan Guaido, el inconstitucional y fallido “presidente interino” que se intentó imponer bajo la amenaza de una coalición internacional, político – económica – militar liderada por Trump,  hoy es la nada.  La élite supremacista  de los Estados Unidos de América junto a sus aliados y lacayos no pudieron imponernos una marioneta como mandatario. Ha ganado, por ahora, la Independencia Nacional.  El costo ha sido muy alto para la población. 

Una nueva etapa de la batalla comienza,  donde la prioridad debe ser la estabilidad democrática interna que permita abrir fisuras en el bloqueo económico extranjero con el fin de recuperar el ingreso nacional,  para que  el pueblo trabajador vuelva a tener salario; acceso a todos los alimentos y medicamentos que necesite;  a disfrutar de agua, electricidad, gas, telefonía, gasolina de manera continua y accesible. Es hora de que nuestra niñez y nuestra juventud puedan volver a ejercer plenamente el derecho a la educación pública,  gratuita y de calidad, en todos los niveles, como garantía de su porvenir,  que es nuestro porvenir como Nación. Es tiempo de volver a transitar una transformación humanamente gratificante hasta lograr una sociedad donde podamos vivir todos y todas con igualdad, justicia y dignidad. ¡Honor y gloria al valiente y sacrificado pueblo venezolano! ¡La Patria está primero!.

En Caracas, cuna del Libertador Simón Bolívar, a los veinte días del mes enero del año 2021, primero de la tercera década del siglo XXI.