LA ESPIGA DE CARABOBO


Elías Jaua Milano

Nuestro Comandante Chávez siempre hacía referencia a la obra del maestro Cesar Rengifo “Esa espiga Sembrada en Carabobo”, para significar algo en lo que él creía profundamente, los pueblos que lograron grande gestas por la libertad llevan en su seno esa semilla, que a veces parece que será tragada por el lodazal, pero al final siempre germina y se convierte en maíz tierno de agosto.

Foto comandante siembra

Sembrando el futuro de la patria con el Comandante Chávez.

La Batalla de Carabobo hay que reivindicarla  como una siembra que debe renovarse cada año, cada tiempo. Hoy más que nunca, requerimos renovar la espiga sembrada en Carabobo, necesitamos reinventar nuestra estrategia de acumulación de fuerzas, como lo hizo Bolívar a partir de 1816, se requiere innovar en las tácticas de lucha como lo hicieron los llaneros  en la Batalla de Vuelvan Caras y en toda la épica ocurrida en nuestros llanos entre 1816 y 1818;  se requiere profundizar en las ideas y reimpulsar el programa estratégico como lo lograron los patriotas en el Congreso de Angostura de 1819.

Todo ese proceso de acumulación de fuerzas, renovación de ideas, del discurso y de las formas de lucha construyó el camino de la victoria de 1821, en Carabobo, que selló nuestra Independencia y abrió las puertas para la liberación de toda Suramérica.

Toda esa etapa de nuestra esforzada historia, nos deja como lección que una fuerza revolucionaria para preservar su legitimidad y lograr sus objetivos, no puede ser dogmática, ni dejar que la confrontación ineludible con el imperialismo y la oligarquía le castre su frescura libertaria, por eso no debe concebir la política solamente como una administración de medidas institucionales  defensivas, debe entender siempre que la política es la capacidad de convencer a las grandes mayoría de lo justo de las ideas por las que se lucha y sobre todo de cuál es el objetivo a alcanzar en el horizonte.

Foto siembra

Cosechas para la patria buena.

Defenderse burocráticamente es la peor táctica de lucha que pueda escoger una fuerza popular, sólo la ofensiva renovadora de la esperanza es garantía de victoria.

En esta hora, es tarea de toda y todo patriota revolucionario construir la iniciativa estratégica que nos conduzca de nuevo a Carabobo, mediante una diagnostico realista de la situación inicial y una concepción audaz y seductora del escenario futuro que se quiere alcanzar. La espiga está sembrada, hagamos que retoñe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s