EL DERECHO A VIVIR EN PAZ


Elías Jaua Milano.

La paz no solo es un ansiado, histórico y poético anhelo de la humanidad, es desde 1984 un derecho universal de los pueblos, cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la “Declaración sobre el derecho de los pueblos a la paz”, bajo el convencimiento de que “Una vida sin guerras constituye en el plano internacional el requisito previo primordial para el bienestar material, el florecimiento y el progreso de los países”, proclamó: “Los pueblos de nuestros planeta tienen el derecho sagrado de la paz”. En ese mismo espíritu nuestra Constitución Bolivariana establece como uno de los valores a consolidar en nuestra sociedad, la paz.

El Pueblo quiere PAZ y VIDA

El Pueblo quiere PAZ y VIDA

Hago estos planteamientos iniciales porque justo en el momento en que el pueblo y el gobierno bolivariano de Venezuela hacen un sublime esfuerzo, en medio de una agresión internacional, política, económica y de violencia criminal, para recuperar la senda de la prosperidad que habíamos logrado en la primera década de la revolución bolivariana y socialista, nuevamente el gobierno de Estados Unidos y sus nuevos aliados en Suramérica, alientan a una oposición contrarrevolucionaria enceguecida de odio a lanzar un nuevo plan de violencia y muerte contra todo un pueblo. “Referéndum o estallido” ha dicho el gobernador del Estado Miranda, hago énfasis en el cargo que detenta el declarante, porque eso será un agravante a la hora de las responsabilidades penales que deberá asumir Capriles Radonsky, si aquí se llegará a desatar la violencia en los próximos días.

El plan violento en marcha, persigue intensificar las acciones de desestabilización para impedir se consoliden los actuales esfuerzos para diversificar los ingresos nacionales, incrementar la producción nacional, regularizar la distribución de bienes y servicios, controlar la especulación, el acaparamiento y el contrabando en el marco de un gran empeño cívico militar como lo es la Gran Misión Abastecimiento Soberano, que nos permitan en los cuatro meses que restan del año superar la compleja situación económica que nos ha tocado atravesar.

Las instituciones del Estado venezolano están obligadas a garantizar el derecho a la estabilidad política, social y económica de nuestro pueblo, como lo manda nuestra Constitución y como lo establece la referida declaración de las Naciones Unidas “Los Estados deben contribuir por todos los medios a asegurar el ejercicio del derecho de los pueblos a la paz”.

Marcha de Mujerez por la PAZ y la VIDA

Marcha de Mujerez por la PAZ y la VIDA

Los medios del Estado son en primer lugar el dialogo político, convocado insistentemente por el Presidente Nicolas Maduro con respaldo internacional y apoyo mayoritario de la población; dialogo que ha sido rechazado de manera burlesca por la oposición venezolana.

Son también medios del Estado para garantizar el derecho a la paz, el uso legal y proporcional de la fuerza pública y la aplicación de las leyes a los responsables de promover, convocar y ejecutar actos de violencia contra la sociedad.

No obstante, el mayor garante de la paz es el propio pueblo generando opinión pública y movilizándose para neutralizar con su presencia en las calles a quienes quieren promover la violencia fratricida y con ello negarle el derecho a la familia venezolana a que se solucionen los actuales problemas de acceso a los productos de consumo básico.

Juventud Venezolana de PAZ

Juventud Venezolana de PAZ

Es por ello que los y las patriotas seguimos movilizados por todo el país. El lunes en Barinas, el martes en Vargas, el miércoles en Miranda, Valles del Tuy, y el jueves en Caracas. Dios mediante, nuestra victoria será la paz.

EL TODO POR EL TODO.

Elías Jaua Milano.

Cuando escribo estas líneas, nuestra juventud deportiva ha cosechado tres medallas y 11 diplomas olímpicos, y otro tanto de ellos y ellas se han metido entre los veinte mejores del mundo en sus distintas disciplinas. Los más de 80 deportistas venezolanos y venezolanas participantes en los Juegos Olímpicos 2016, como se dice en la jerga deportiva, han dado el todo por el todo en cada una de sus disciplinas frente a las grandes potencias mundiales del deporte.

IMG_1786

Yulimar Rojas, medalla de plata en salto triple.

Los y las vimos batallar con disciplina, coraje, y con orgullo patrio elevar nuestro tricolor, nuestra bandera nacional. En cada uno y cada una percibimos la voluntad de demostrar su talento, pero también que su Patria Venezuela es una nación digna que merece ser respetada.

IMG_1787

Yoel Finol, medalla de bronce en boxeo categoría 52 kg.

Es también, y sin mezquindad se debe reconocer, el resultado de la política deportiva de la Revolución Bolivariana que, de manera integral y sostenida en todos los niveles, ha potenciado el talento innato de nuestra juventud.

IMG_1785

Stefany Hernández, medalla de bronce en ciclismo BMX.

Ese todo por el todo, como ellos y ellas dicen, demostrado por nuestra muchachada, debemos tomarlo como espíritu para despejar el horizonte, que cada quien se llene de mística y eficacia en las tareas que nos toca desempeñar; se trata de dar el todo por el todo en el ejercicio de un liderazgo ético, democrático y democratizador; en la construcción de una cultura del trabajo productivo para poder distribuir con justicia los bienes y servicios que necesitamos como pueblo y en el desarrollo de una espiritualidad que nos conduzca a espacios de convivencia, donde nos reconozcamos en nuestras diversidad.

IMG_1793

Yaniuska Espinoza, 7mo lugar en levantamiento de pesas sobre los 75 kg (diploma olímpico).

La juventud olímpica venezolana hoy, es portaestandarte de lo afirmativo venezolano. Gracias muchachos y muchachas, por demostrarle a los desmoralizadores de todas la horas que por más difícil que sean las circunstancias y por más grande que sean los desafíos, si se da el todo por el todo, Venezuela puede, siempre podrá. Orgullosos de Uds. muchachada patria.

IMG_1789

Jessica López, histórica 6ta posición para Venezuela en barras asimétricas, gimnasia artística (diploma olímpico). 

FIDEL.

“Nosotros siempre hemos sido muy optimistas. Creo que sin ser optimistas no se puede ser revolucionario”.

Fidel Castro Ruz.


El Fidel que conozco personalmente desde noviembre del año 2000, gracias a nuestro Comandante Chávez, es un ser humano apasionado por la causa de una humanidad auténticamente humana.

Encuentro con el Comandante Fidel Castro en la Habana - Año 2000

La Habana, marzo 2001.

En las ocasiones que he tenido el privilegio humano e histórico de escuchar al Comandante Fidel Castro, durante muchas horas que siempre serán insuficientes para aprender de su saber acumulado y de su pensar estratégico, su principal tema de conversación es acerca de la necesidad de producir los alimentos necesarios para alimentar a la actual población mundial, y a la que se proyecta exista para el año 2050 y más allá.

Cómo lograr producir esa magnitud de productos alimenticios y cómo distribuirlos con justicia, es el centro de sus mayores ocupaciones. Ese interés por la alimentación lo ha convertido en un verdadero científico agrícola, generando trascendentes aportes para el futuro de la vida humana. Así lo creo.

Comandante Chávez y Comandante Fidel Castro

Maiquetía, noviembre 2000.

Igualmente, valoro de sus disertaciones el tiempo que le ha dedicado al estudio del tema del ahorro energético y de la preservación del ambiente como variables fundamentales para garantizar la existencia de la especie humana en nuestro planeta. Sobre ello también sus aportes deben ser sopesados con objetividad, por encima de cualquier prejuicio político.

La amenaza de la autodestrucción humana, como pulsión inmanente en nuestra especie, es siempre motivo de conversación para un hombre que nació en el contexto de la post guerra mundial, y que le ha  tocado vivir y conocer todas las confrontaciones del siglo XX y de lo que va de siglo XXI, llegando a ser factor influyente como líder revolucionario de alguna de ellas, como fue el caso de la lucha armada contra el apartheid en África, y un actor fundamental en la llamada Guerra Fría.

En él, he percibido una gran incertidumbre acerca de si los humanos seremos capaces de conjurar el maleficio de la guerra y evitar nuestra propia desaparición de la faz de este planeta. Sin embargo, la duda no genera escepticismo en el hombre que hoy cumple 90 años, como lo expresa en uno de sus pensamientos:

“La generación venidera será mejor que nosotros, pero nosotros seremos  lo que habremos hecho posible esa generación mejor”.

Esa profunda confianza de que cuando se defiende una idea justa siempre se triunfará y se avanzará hacia una mejor humanidad, es lo que responde a la pregunta hecha consigna por los pueblos del mundo: “Fidel, Fidel ¿Qué tiene Fidel, que los imperialistas no pueden con él?”. 

Reunidos con el Comandante Fidel Castro

La Habana, octubre de 2012.

Fidel tiene una pasión por la idea de que el socialismo es el sendero a la redención de la sociedad humana. Esa idea la ha defendido con valentía, no ha claudicado y enhorabuena llega invicto a sus 90 años. ¡Hasta la Victoria, siempre!

Elías Jaua Milano.

Caracas, 13 de agosto de 2016.

EL ESPÍRITU CONSTITUYENTE


Elías Jaua Milano.

Por estos días de 1999 se daba un proceso inédito, profundamente democrático y democratizador de la sociedad venezolana, con el inicio de las sesiones de la Asamblea Nacional Constituyente originaria convocada por el recién juramentado Presidente Hugo Chávez, cumpliendo su principal promesa electoral en la campaña de 1998, y aprobada y elegidos y elegidas los y las constituyentes por el pueblo, en referéndum y elecciones respectivamente.

Constituyente de 1999

Constituyente de 1999

A la par que los y las constituyentes sesionábamos, miles de asambleas barriales, obreras, campesinas, indígenas, religiosas, juveniles, empresariales, de profesionales y académicos, de militares y del pueblo en general debatían sus propuestas que nos hacían llegar por centenares de miles. Esas propuestas recogían, en su inmensa mayoría, un espíritu nacional de recobrar nuestra plena Independencia Nacional, de preservación y expansión de los derechos humanos de manera integral y una transformación revolucionaria del sistema económico y político que imperaba en Venezuela. Recuerdo, que sólo sectores como Primero Justicia, Fedecámaras y la jerarquía de la Iglesia católica llevaron propuestas neoliberales y retrogradas, a contrapelo de las luchas y del sentir de nuestro pueblo.

Nuestra Constitución Bolivariana es el parto de la Patria nueva para superar casi 200 años de la República oligárquica, subordinada al poder de los Estados Unidos de América, que nos expropió de nuestros derechos políticos, sociales y económicos.

Igualmente, nuestra Constitución fue el acta de defunción del modelo neoliberal mediante el cual, durante la década los 90, se subastó los activos de la Patria y se profundizó en la privatización y mercantilización de nuestros derechos sociales y económicos, en el marco del secuestro de los derechos políticos y una brutal y sistemática violación de los derechos humanos, cuya máxima expresión fue la masacre del 28 de febrero y días siguientes de 1989.

Comandante Hugo Chávez en la AN 1999

Pdte. Chávez entregando la propuesta constitucional y poniendo su cargo a la orden de la ANC.

Es por ello que los y las constituyentes debatimos y redactamos un texto constitucional basado en el espíritu de recuperación plena de nuestra soberanía nacional, sustentada en la doctrina de nuestro Libertador Simón Bolívar, estableciendo el carácter inmune, no enajenable de la República y la libertad de uso y disfrute de nuestros recursos naturales, así como del desarrollo de nuestras relaciones internacionales de acuerdo a nuestros interés nacional, privilegiando la integración suramericana y latino caribeña.

En segundo lugar, nuestra Constitución, doctrinariamente, recupera y defiende el papel del Estado en la economía y en la regulación del Capital, diversifica y democratiza las formas de propiedad sobre medios de producción y otros factores económicos, tales como la propiedad individual, indígena, campesina y de empresas de autogestión, cogestión, cooperativas y comunales, entre otras modalidades, así como reivindica la propiedad pública estatal en sectores estratégicos y de conveniencia nacional.

En tercer lugar, el espíritu constituyente consagró en la Carta Magna que la soberanía popular es intransferible, que el Poder le pertenece y es inmanente al pueblo y por eso su texto trasciende el carácter representativo del sistema político y establece su carácter protagónico y participativo, que se ejerce a través del voto, pero también mediante el cogobierno y autogobierno popular, el referéndum popular y del reconocimiento como sujetos políticos de todos los sectores históricamente excluidos, indígenas, campesinos, amas de casa, mujeres, estudiantes, militares, obreros, pescadores y sobre todo a la juventud, entre otras modalidades que le permiten al pueblo preservar su Poder frente a las élites oligárquicas.

Parlamento Venezolano 1999

Instalación de la ANC en el Aula Magna 1999

Desde mi punto de vista estos son los principios transversales de nuestra República Bolivariana de Venezuela: Plena Independencia, Poder del pueblo en lo político, social y económico y la unión cívico militar como columna del sistema democrático popular consagrado en la Constitución Bolivariana.

La República, que se refundó a partir del proceso constituyente de 1998, no será posible gobernarla en el marco de un proyecto oligárquico, neoliberal y neocolonial como el representado por un empresario capitalista, o los hijos e hijas de familias de la burguesía rentística o de un viejo dirigente adeco racista, resentido con mucho odio de clases y profundamente represivo como Henry Ramos Allup, por señalar algunos de los que se disputan el control de la oposición contrarrevolucionaria.

La Constitución Bolivariana establece un modelo societal para ser desarrollado y liderado por gobiernos democráticos, populares y soberanos, como es nuestro gobierno bolivariano presidido por el compañero Nicolas Maduro. El proyecto de los partidos de la burguesía, es antagónico con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, es por ello que no podrían gobernar en el marco de la misma.

Pero ese mismo condicionante, nos obliga a nosotros la dirigencia chavista, a profundizar los mecanismos de democratización y participación popular; a apoyar y estimular, sin dudas, como nos enseñó Chávez, las nacientes experiencias de propiedad social de medios y factores de producción en manos de trabajadores y trabajadoras, indígenas, campesinos y campesinas, comuneros y comuneras y jóvenes emprendedores; a lograr la máxima eficacia productiva revolucionaria y transparencia administrativa en las empresas estatales y a impulsar el desarrollo de todas las fuerzas productivas, públicas y privadas, no olvidemos que estas últimas son la mayoría en la economía nacional, esa es la realidad, y por ello su responsabilidad es mayor, y debe contar con apoyo pero también con regulación del Estado.

Nuestro pueblo necesita recuperar la estabilidad y la prosperidad que logró en Revolución para sopesar con objetividad la importancia del modelo que apenas hemos comenzado a construir, por eso es prioritario buscar las soluciones a la actual situación de caotización inoculada en el sistema de distribución de bienes y servicios que atravesamos. La Gran Misión Abastecimiento Soberano establece los vértices para estimular la producción, a la par que regula y controla que lo producido e importado llegue a la familia venezolana a un precio justo. Esa será nuestra victoria en este momento histórico.

Vamos pues, especialmente nuestra juventud, a defender el Poder Popular presente y futuro, con el mismo espíritu rebelde, soñador y libertario con que debatimos, redactamos, aprobamos y comenzamos a desarrollar nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y veremos como despejamos el horizonte de la Patria.

DE CHÁVEZ NO OLVIDO…


Elías Jaua Milano.

En los días que corren recordamos los 62 años del nacimiento de nuestro Comandante Chávez y todos hablan de su legado, para bien o para mal, para reafirmarlo o para desdecirlo. Oyendo, viendo y leyendo a unos y otros, rememoré un día de hace varios años en el cual el Comandante me dijo: “Cuando seas viejito y te acuerdes de algo que hayas aprendido de Chávez, ojalá sea esto, los detalles, no descuides los detalles, que el diablo está en los detalles”.

Comandante Hugo Chávez Frías

Comandante Hugo Rafael Chávez Frías

Cuando hablamos del legado de Chávez, si algo debemos cuidar es el detalle de promover y defender lo sustantivo de su pensamiento, más allá de lo anecdótico. En lo particular, más allá del consejo directo arriba mencionado, de Chávez no olvido su…

  1. Decidida y cristiana opción por los pobres, por los explotados, por los marginados de todas las horas. “Entre los terratenientes y los Yukpas, no debe haber duda, la opción del gobierno revolucionario es por los indios”.
  2. Profundo amor y orgullo por Venezuela, por el venezolano, la venezolana. “Venezuela será de nuevo digna, grande y gloriosa”.
  3. Inmensa confianza en el pueblo. “Es la capacidad crítica y creadora, constructora y liberadora del pueblo, la que le da vida a una nueva sociedad”.
  4. Crítica al dogmatismo. “Los únicos que creen que la perfección es posible en política, son los fanáticos”.
  5. Estímulo a la rebeldía popular. Al gobierno siempre hay que criticarle y exigirle, yo siempre le digo al pueblo venezolano ¡critíquenme, critíquennos, exíjannos que ustedes tienen derecho!”.
  6. Desprecio por los grupos acomodaticios y corruptos. “La lucha contra la corrupción, un mal que es propio del capitalismo. Empresas y empresarios corrompidos, negocios oscuros, funcionarios corruptos, movidos sólo por la ambición”.
  7. Valiente posición anticapitalista y antiimperialista. “Nosotros somos bolivarianos, revolucionarios, socialistas, antiimperialistas y cada día lo somos más”.
  8. Creatividad para construir un modelo económico no capitalista. “Nosotros vamos enrumbando la nave y yo pido más bien, en vez de temores, apoyo al sector productivo nacional, hacia la hegemonía, óigase bien, hegemonía de la propiedad social de los medios de producción, lo cual no excluye la propiedad privada”.
  9. Imaginación para construir nuestro socialismo. “El socialismo en el siglo XXI que aquí resurgió como de entre los muertos es algo novedoso; tiene que ser verdaderamente nuevo y una de las cosas esencialmente nuevas en nuestro modelo es su carácter democrático, una nueva hegemonía democrática, y eso nos obliga a nosotros no a imponer sino a convencer”.
  10. Estímulo permanente a un espíritu de inconformidad y trascendencia. “No se lucha por lo que podemos perder, porque tenemos muy poco que perder, se lucha por lo mucho que tenemos que conquistar. Eso simboliza Venezuela en este momento y es esa la lucha que se libra”.

Hay algo muy importante que no se me olvida de Chávez, su insistencia pedagógica de que para poder lograr satisfacer y defender los sueños, las necesidades y las esperanzas del pueblo, este tenía que tener vocación de poder:

“Una fuerza política debe tener no solo la voluntad y la disposición, sino la capacidad de actuar, para lo cual se precisa un liderazgo. Es un problema de poder, podemos o no podemos”.

Gracias Chávez, por tanta conciencia sembrada en nosotros como pueblo. Con esa conciencia de que podemos aspirar y lograr lo imposible, podremos despejar el horizonte de nuestra Patria. ¡Viva Chávez!

BOLÍVAR


Elías Jaua Milano.

Nuestro Padre Bolívar supo ser más grande que su propio tiempo y lo logró aferrándose a los principios, al honor y a la idea justa que defendía, así lo expresaba en una de sus cartas, en 1823:

“El honor es el mejor guía del laberinto de las revoluciones”.

 "La Expedición de los Cayos 1816"

La Expedición de los Cayos, 1816.

De mil laberintos pudo salir el Libertador, sin claudicar a la causa de la Independencia Nacional y de la igualdad social, de esta última tomó conciencia plena durante su estadía en Haití y la hizo estructura central de su pensamiento libertario, como quedó plasmado en su discurso ante el Congreso de Angostura en 1819:

“Mi opinión es, legisladores, que el principio fundamental de nuestro sistema, depende inmediata y exclusivamente de la igualdad establecida y practicada en Venezuela. Que los hombres nacen todos con derechos iguales a los bienes de la sociedad”.

Esta convicción de que solo podía haber República y libertad si se reconocía y practicaba la igualdad, lo llevó al laberinto de las contradicciones de clases con sus compañeros de lucha, contradicciones que degeneraron en odios y persecuciones que como él mismo lo confesó en 1830,  finalmente lo llevaron a las “puertas del sepulcro”.

Un día del año 2012, el Comandante Hugo Chávez reflexionaba en privado sobre la última estadía del Padre de la Patria en Caracas, año 1827,  y me comentó que él creía que Bolívar no enfrentó a Páez y a la Cosiata, aunque tenía fuerza moral y popular para hacerlo,  porque significaba perder su gloria de Libertador y degenerar en el líder de una facción pugnando por el poder.

Con esta frase, “prefirió la gloria antes que el poder”, y una tajante afirmación, concluyó el Comandante Chávez aquella reflexión.

Realmente, cuando Bolívar se percata de los sucesos que amenazaban la unidad Sudamericana desde Venezuela y ante las negativas de Páez de ceder en su facciosa ambición de poder, decide venir a Caracas, pero antes le escribe a éste el 23 de diciembre de 1826:

“Quiero salir ciertamente del abismo en que nos hallamos, pero por la senda del deber y no de otro modo”.

Lamentablemente los enemigos de sus ideas, liderados por Páez y Santander, escogieron el modo de la intriga, de la mentira, de la traición, de la fragmentación y Bolívar cumpliría con honor lo que había escrito al General Salom, seis años antes de su muerte, el 17 de diciembre de 1824:

“Aunque me cueste la vida voy a impedir la guerra civil”.

Y se marchó de su Caracas para no volver más en vida. Sin embargo, poco tiempo después de su muerte, Venezuela fue a la guerra civil por casi cien años, porque el pueblo no se resignó a la traición al proyecto social de la revolución de Independencia y a la subordinación a una nueva oligarquía y a otros viejos o nacientes imperios.

Bolívar regresó para amar a Venezuela, como cantaba  Alí Primera, en el fuego sagrado que Chávez avivó en esta generación de patriotas bolivarianos y bolivarianas, que estamos empeñados en su idea libertaria.

Hoy cuando nos pretenden llevar a nuevos laberintos donde se nos quede perdida la Patria, inspirémonos en la consecuencia con la idea justa que mantuvo el Padre Bolívar y digamos, como lo expresó en 1816, hace 200 años, cuando salía de uno de los laberintos de nuestra historia:

“Formemos una Patria a toda costa y todo lo demás será tolerable”.

En homenaje a los 233 años del nacimiento del niño Simón, defendamos nuestra Patria a toda costa. ¡San Pedro Alejandrino, nunca más! ¡Viva Bolívar!

MIRANDA


Elías Jaua Milano.

Han pasado 200 años desde aquel día en el cual se consumó de manera fatal el primer gran parricidio de nuestra historia republicana, que había comenzado en 1812, cuando Sebastián Francisco de Miranda fue entregado al Reino de España.

Francisco de Miranda

Francisco de Miranda

Miranda cometió el pecado de soñar en grande Nuestra América, de creer que era posible construir repúblicas entre hombres iguales y por tanto, libres. Miranda apostó a la unión para ser fuertes a favor de la causa humana. Miranda se topó no solo con la Corona y su Santa Inquisición, él y su pensamiento elevado chocaron con la banalidad y la vacilación de la mayoría del mantuanaje caraqueño que no quería Patria, sólo quería el poder económico, aun a costa de la subordinación política a la metrópolis española.

La decisión de Francisco de Miranda de impulsar una Independencia plena y una sociedad sin castas lo llevó a La Carraca, esa misma decisión condujo a Bolívar, 14 años después de la muerte del Precursor, al destierro en Santa Marta.

Sebastián Francisco concibió y defendió una idea, por eso nunca se rindió ante propios y extraños, por no renunciar a esa idea es que hoy tenemos República en toda nuestra América. Nuestro continente es el único en este planeta que no tiene gobiernos monárquicos y ese es el legado de un venezolano: Miranda.

Hoy frente a las dificultades que atravesamos, por haber tomado el camino difícil de retomar el proyecto mirandino y bolivariano que desde siempre ha irritado a los imperios, debemos sacar fuerzas del espíritu rebelde de nuestros padres libertadores, expresado en este pensamiento de Miranda:

¡Amáis a vuestra patria! Acariciad este sentimiento constantemente, fortificadlo por todos los medios posibles, porque sólo a su duración y a su energía deberéis hacer el bien. Los obstáculos para servir a vuestro país son tan numerosos, tan formidables, tan invencibles, llegaré a decir, que sólo el amor por vuestra Patria podrá sosteneros en vuestro esfuerzo por su felicidad”

Palabras de advertencia al entrar en el mundo de la política
Un breviario para el joven Bernardo O’Higgins – Londres, 1799

Hoy vacilar ante las dificultades es perdernos, los débiles de siempre comienzan a clamar por una nueva rendición para compartir el poder. A esta altura de nuestra historia, deberían saber que los imperios y el mantuanaje criollo no cumplen los pactos con los pueblos libres. Nos toca a los bolivarianos y bolivarianas de este tiempo, a los y las chavistas pues, abrazarnos a la idea justa que defendemos: Patria Independiente, para lograr la victoria de la paz y la prosperidad. La Carraca, ¡nunca más!